Últimas Noticias

24 de noviembre de 2017

Edil de Texmelucan ya planea dejar el cargo en medio de una crisis de ingobernabilidad

■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

San Martín Texmelucan enfrenta una severa crisis de inseguridad, de gobernabilidad y de estabilidad del ayuntamiento, y en medio de ese desorden, el alcalde Rafael Núñez Ramírez ya planea dejar el cargo, sin importarle que no ha podido resolver uno solo de los problemas sociales que le ha tocado enfrentar. El edil aspira a ser candidato plurinominal a diputado federal, como parte de la coalición formada por Morena y el Partido del Trabajo (PT).

Rafael Núñez Ramírez, durante los casi cuatro años que lleva como alcalde no le han aprobado una sola cuenta pública, tanto en el ámbito local como federal, pues enfrenta severos cuestionamientos por el ejercicio del gasto público, luego de que ha sido el alcalde con la nómina más alta en la historia del ayuntamiento de San Martín Texmelucan y al mismo tiempo, con los mayor índice de ineficiencia.

Pese a enfrentar esa condición crítica en la comprobación en el manejo de fondos públicos, el presidente nacional del PT, Alberto Anaya, le ha ofrecido al edil que sea candidato a diputado federal por la vía plurinominal, propuesta que ha sido aceptada por el alcalde y por ese motivo ya prepara su salida del ayuntamiento.

Esa propuesta también incluye que su jefe de asesores, Sergio Téllez Orozco, junto con el director de Comunicación Social, José Antonio de la Vega, sean candidatos –propietario y suplente, respectivamente– a la diputación local.

Los conflictos que enfrenta Rafael Núñez no se reducen al problema del gasto público, sino incluye que durante su gestión San Martín Texmelucan se convirtió en uno de los municipios con mayor expansión del robo de combustible en el estado. En la actualidad las bandas de huachicoleros dominan en varias colonias de la cabecera y de juntas auxiliares.

Las calles céntricas de la cabecera municipal se encuentran invadidas por ambulantes y ha impuesto su poder Manuel Valencia, un violento líder de organizaciones de comerciantes ambulantes, lo que ha desatado una larga serie de enfrentamientos entre agrupaciones populares.

El alcalde, lejos de resolver los problemas, se ha destacado por ser el único edil que se ha puesto a llorar en público –durante un programa de radio– para quejarse que ni el gobierno del estado ni la ciudadanía lo ayuda a gobernar.

Aunque en la percepción ciudadana, quien abandonó los proyectos de cambios y de mejora de la administración municipal fue el alcalde. Ahora la mayor parte de los grupos de empresarios, comerciantes y de la sociedad civil que lo llevaron al poder en el año 2013, bajo las siglas de una coalición formada por el PT y el PAN, se han alejado del edil.

El problema de fondo es que es un presidente municipal que vive alejado de la realidad de su municipio. Es un gobernante de carácter débil, que todo lo improvisa y que no le gusta dialogar con la gente. Su gestión ha resultado intrascendente, al carecer de un proyecto atractivo de obra pública y no ofrecer alternativas a los conflictos que se derivan del comercio informal, de la inseguridad y la deficiencia en servicios públicos.

Núñez Ramírez vive engañado por su jefe de asesores, Sergio Téllez Orozco; su director de Comunicación Social, José Antonio de la Vega; y por la regidora Graciela Reyes Islas. Los tres son los que influyen en el alcalde para que se mantenga al margen de los problemas del municipio.

Lo sorprendente de esto es que la dirigencia de Morena no advierta que la desastrosa gestión de Rafael Núñez es un peligro para el proyecto de Andrés Manuel López Obrador en el estado.
Comparte la Noticia :
 

Top