Últimas Noticias

28 de noviembre de 2017

Comportamiento de Lozano a favor de Meade ya permite su expulsión del PAN



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Si se aplican correctamente los estatutos del PAN, la actitud mostrada por el senador Javier Lozano Alarcón en los últimos dos días, en torno al “destape” de José Antonio Meade Kuribreña como virtual candidato del PRI a la presidencia de la República, amerita ya una sanción en su contra, que puede –o debe– ser la expulsión de este partido por entrar en el terreno de una abierta traición al albiazul.

Javier Lozano este lunes y martes se ha dedicado a rendir culto a la personalidad de José Antonio Meade Kuribreña, a vitorear su designación como virtual candidato del PRI, a ensalzar la figura del aspirante priista como servidor público y al mismo tiempo, a denostar al presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, a quien califica como un rival inferior al supuesto potencial electoral del ex secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esa actitud del senador morenovallista lo coloca en la posibilidad de que le apliquen el artículo 16 del estatuto del PAN, que en el capítulo de Infracciones y actos de indisciplina, establece en el párrafo XI:

Que es un acto de indisciplina: “Apoyar a candidatos postulados por otros partidos en elecciones en las que Acción Nacional contienda con candidatos propios”.

Para nadie es un secreto que Meade Kuribreña guarda una estrecha relación de amistad, de complicidades, con Rafael Moreno Valle Rosas y algunos de los hombres de confianza del ex mandatario estatal, como son los casos de Roberto Moya Clemente y de Javier Lozano Alarcón. Por esa razón el grupo morenovallista se siente altamente beneficiado con “el destape” del ex titular de la SHCP, pues le posibilita seguir manteniendo una relación de entendimiento con el PRI. Sin embargo, la mayoría de los integrantes de la facción del ex gobernador han guardado mesura, a excepción de Lozano, quien se ha desatado de la siguiente manera:

Ante la irrupción de Meade en el proceso interno del PRI para designar al candidato presidencial, reaccionó así: “Fuimos compañeros en el gabinete del presidente Felipe Calderón. Es un tipo con rigor político. Con mucha sensibilidad política. Con calidad humana. Con mucha capacidad. Sería un gran presidente de México”.

La parte más polémica de su culto a la personalidad del aspirante priista, es cuando el analista Leo Zuckermann lanzó la siguiente interrogante: “El dedo de @EPN apuntó hacia @JoseMeadeK. Siguiente pregunta: ¿tendrá el tamaño para ganarle a @lopezobrador_y @RicardoAnayaC?”, a lo que de inmediato contestó Lozano: “Sin duda”.

El comportamiento de Lozano evidencia tres situaciones. Primera: lo que ya había denunciado Ricardo Anaya, que existe un sector cupular del PAN que desde hace varios meses ya está trabajando a favor del proyecto político de José Antonio Meade. El dirigente panista no ha mencionado a los involucrados, pero no es un secreto que Rafael Moreno Valle le está apostando a que gane Meade Kuribreña la próxima elección.

Segunda: que hay una severa crisis en el PAN que impide aplicar las normas internas a los panistas traidores, como es el caso de Lozano que no oculta su deseo de colaborar en la campaña electoral del PRI.

Tercera: que Lozano ya está buscando colocarse, obtener algún cargo en el posible gobierno de Meade Kuribreña, sin importarle que traicione al PAN, el partido que lo cobijó desde el año 2006, y que regrese al tricolor, la primera fuerza a la que traicionó al final de la administración de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Business are business, eso lo sabe muy bien el legislador morenovallista.
Comparte la Noticia :
 

Top