Últimas Noticias

2 de octubre de 2017

Sobrecosto de 105 mdd en los seguros de desastres que compró gobierno de RMV

■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Si se hace una profunda investigación al seguro de desastres que Rafael Moreno Valle Rosas contrató a lo largo de su sexenio y habría dejado de herencia a la actual administración, arrojaría que la erogación anual que se hizo para cubrir el costo de dichas pólizas provocó un desastre a las finanzas públicas del estado, al existir la sospecha de que se habría pagado un sobrecosto por alrededor de 105 millones de dólares, algo así como mil 785 millones de pesos.

De acuerdo con la escueta información que se tiene sobre el tema, es posible hacer el siguiente análisis:

Rafael Moreno Valle informó que pagaba un seguro anual para atender desastres por 18.2 millones de dólares anuales. Y a su vez, el gobierno del estado actual ha informado que se tiene vigente un seguro que cubre daños hasta por 30 millones de dólares.

Si se trata del mismo seguro, arroja que dicho seguro es brutalmente caro y ventajoso para la empresa que lo vendió.

De acuerdo a expertos en la materia, un seguro que cubre daños por 30 millones de dólares tendría que haber costado, por muy caro, de unos 3 millones de dólares, para que sea un instrumento de real auxilio.

Es decir, se pagó seis veces más del costo habitual de este tipo de contratos, que se supone deben servir para atender la falta de fondos suficientes para atender una eventual tragedia colectiva.

Se puede ver este asunto de manera práctica: es como si alguien compra un vehículo de 300 mil pesos y paga un seguro contra siniestros por 180 mil pesos. Eso significaría que con dos años de cubrir dicho servicio financiero al propietario le alcanzaría para pagar un nuevo automotor.

Para el caso de Puebla, si el gobierno de Moreno Valle hubiera ahorrado, juntado, el pago de dos pólizas anuales del seguro en cuestión, habría tendido en la bolsa unos 36.4 millones de dólares, que es una cantidad mayor a los 30 millones de dólares que la compañía aseguradora ofrece cubrir por un desastre.

Por eso resulta absurdo, inviable, disparatado que se haya cubierto 18 millones de dólares de un póliza para apenas tener una cubertura de hasta por 30 millones de dólares.

Todo hace suponer que alguien, en la empresa aseguradora o desde el gobierno morenovallista, o en ambas instancias, se benefició con el sobreprecio de ese seguro, que tendería que haber tenido un costo de 3 millones de dólares anuales a lo mucho, dado el beneficio económico limitado que ofrecía o sigue ofreciendo.

Existen fundadas sospechas de que todo se habría tratado de un jugoso negocio al amparo de las finanzas públicas del estado, que pudo haber arrojado ganancias –obtenidas por una vía no ética ni procedente desde la lógica de un gasto responsable– por alrededor de 105 millones de dólares, partiendo de la idea de que se ha comprado dicho servicio a lo largo de los últimos 7 años.

¿Por qué se puede afirmar que es brutalmente caro el seguro morenovallista? Para responder es necesario ir a un ejemplo práctico y real:

El estado de Oaxaca tiene 570 municipios, que son más del doble de Puebla, y aunque tiene dos millones menos de habitantes que la entidad poblana, tiene un amplio territorio que es vulnerable a desastres ocasionados por sismos o huracanes, siendo ambos muy frecuentes.

Resulta que ese estado se ha pagado por un seguro contra desastres la cantidad de 60 millones de pesos anuales. A cambio de una cobertura muy parecida a la que se contrató para el caso de Puebla.

Eso quiere decir que el seguro de Puebla fue 249 millones de pesos más caro que el oaxaqueño. En el segundo estado, el servicio costó unos 3.5 millones de dólares, lo que quiere decir que en la entidad poblana por algo similar se erogó entre 14 y 15 millones de dólares de más.

En agosto de 2016, cuando Gabino Cué Monteagudo era gobernador de Oaxaca se contrató ese seguro de 60 millones de pesos anuales, bajo el esquema de que se estaba haciendo un ahorro del 35 por ciento en el pago que habitualmente se hacían de coberturas de protección contra desastres.

Lo más interesante es que en aquella ocasión los gobiernos de Hidalgo y Colima de manera conjunta contrataron el mismo seguro, bajo el mismo costo, para de esa manera economizar y tener una buena respuesta económica para atender a la población afectda por un siniestro.

¿Por qué en Puebla no se hizo lo mismo? Porque en la entidad poblana al desastre se le vio cara de negocio.

Un negocio de más de 100 millones de dólares. No fue cualquier cosa.
Comparte la Noticia :
 

Top