Últimas Noticias

29 de octubre de 2017

Paul Mccartney: ‘Fuerza México’


Ante Sir Paul McCartney todos se rinden.

Niños, jóvenes y adultos cantaron por horas en el concierto que ofreció el británico este sábado por la noche en el Estadio Azteca.

Habían pasado algunos minutos de las 21:00 horas cuando el cantante salió al escenario para cantar "A Hard Day's Night".

Ese fue el comienzo de una velada en la que revivió varios de los temas de su paso por Los Beatles, que llenaron de emoción a las 48 mil 300 personas que de acuerdo con organizadores asistieron.

"Buenas noches, Ciudad de México", dijo en español.

Y es que durante todo el show, que duró cerca de tres horas, trató de hablar en el idioma para que todos los presentes lo entendieran.

Pero comprendieron sus canciones, esas que ovacionaron con aplausos y gritos una y otra vez.

"Es increíble estar de vuelta", dijo el británico nuevamente en español.

Acompañado de cuatro músicos, el intérprete cambió en varias ocasiones de instrumentos, lo mismo se sentaba al piano, que tocaba su clásico bajo o la guitarra.

"I've Got A Feeling" y "My Valentine" fueron algunas de las primeras canciones que sonaron, de las cerca de 40 que interpretó.

Paul se dejó consentir por sus fanáticos, que pasaron el show entre tragos de cerveza y documentando el espectáculo que preparó su ídolo.

Y es que la escenografía contó con pantallas LED sobre el escenario donde se proyectaron visuales y una plataforma que se elevó por momentos durante el show.

Así cantó "In Spite of all the Danger", la primera grabación de Los Beatles, o por primera vez en México "Love Me Do".

"Fuerza México" dijo Paul en un par de ocasiones y la gente emocionada lo ovacionó.

"Olé, olé, olé, Sir Paul!", le gritaron.

Interpretó "Blackbird" y "Something" se la dedicó a su "carnal" George Harrison, ex Beatle.

Pero sin duda, el momento más emotivo, que puso a cantar y bailar a los presentes fue cuando sacó del baúl una tercia de temas: "Let it Be", "Live or Let Die" y "Hey Jude".

En la segunda, la pirotecnia hizo un efecto espectacular y con la última el coro de la gente resonó en el Coloso de Santa Úrsula.

Tras una salida en falso, el cantante regresó ondeando la bandera mexicana, mientras sus músicos lo hicieron con la de Gran Bretaña, Estados Unidos y la de la comunidad LGBT, en un claro mensaje de unidad, respeto y hermandad.

Fue un encore largo, porque no regresó para cantar una o dos, sino que cantó "Yesterday", "Helter Skelter" y en "Birthdsy" subió un grupo de fans.

Y así llegó la despedida de Sir Paul, con pirotecnia, pero sobre todo con la ovación de su público, compuesto por todas las edades, géneros, orientaciones sexuales y clases sociales.
Reforma
Comparte la Noticia :
 

Top