Últimas Noticias

12 de octubre de 2017

En el caso de Mara Castilla, gobierno estatal usa a propietarios de “El Bronx” como chivos expiatorios


■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Lejos de acabarse de aclarar el feminicidio de la joven estudiante Mara Fernanda Castilla Miranda, cada vez aparecen nuevos yerros y abusos de las autoridades, como es estar utilizando de chivos expiatorios a los propietarios del bar “El Bronx” –del cual salió con vida la universitaria antes de ser privada de su libertad–, el cual lleva un mes clausurado por el gobierno del estado, sin que se tenga una sola acta que asiente alguna falta administrativa de parte de los dueños del establecimiento o estén involucrados en el asesinato de esta mujer. Por el contrario, los socios del negocio son los que proporcionaron los videos que permiten tener las últimas imágenes de la victima de dicha trama criminal.

Lo más grave de este asunto es que desde que el 15 de septiembre personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) hicieron la segunda, de tres visitas, a “El Bronx” y tuvieron acceso a los videos de seguridad, se constató que la estudiante de la UPAEP se marchó del local comercial a las 3 de la madrugada con 17 minutos, luego de que el negocio cerrara sus puertas, y por razones desconocidas la FGE fijó –en la investigación oficial– que la mujer se marchó hasta las 5 horas.

Tal situación podría acabar beneficiando a Ricardo Alexis N, el chofer de un taxi Cabify que es el presunto homicida confeso de la estudiante de Ciencias Políticas, porque significaría que no concuerda el relato oficial que ha hecho la FGE para imputarle los delitos de privación ilegal de la libertad, abuso sexual y asesinato.

Los propietarios de “El Bronx” han sido muy escrupulosos y tienen bajo resguardo las copias de videos de seguridad, mismos que no han dejado que nadie –fuera de la autoridad– los pueda examinar. Por tanto, todo hace suponer que la filtración periodística que se hizo hace dos días a El Sol de Puebla, consistente en imágenes en donde se constata que Mara Fernanda Castilla se marchó del bar dos horas antes de lo que marca la versión oficial, la habría hecho personal de la Fiscalía General del Estado y que están dando un mal uso a las pruebas del caso.

Pareciera que alguien está interesado en exhibir el mal trabajo de la FGE, que está a cargo del insufrible Víctor Carrancá.

La mentira sobre “El Bronx”
Una prueba de como se han hecho mal las cosas en este asunto, es lo ocurrido con el bar “El Bronx”.

Ante la primera versión oficial de que la joven Castilla Miranda se había retirado a las 5 de la madrugada de “El Bronx” el 8 de septiembre, día en que desapareció, se mandó a clausurar dicho local bajo la versión oficial de que había violado el horario de cierre de negocios dedicados a la venta de bebidas alcohólicas. Desde esa fecha el establecimiento está clausurado. Sin embargo, dicha versión es solo una cadena de mentiras.

El 8 de septiembre “El Bronx” cerró a las 3 de la madrugada y dio unos 20 minutos de tolerancia para que salieran los últimos clientes. Es decir se ajustó al horario oficial.

Los videos del bar muestran cómo Mara Fernanda Castilla convivió con dos hombres dentro del lugar. Con el segundo de ellos salió del establecimiento cuando cerró sus puertas, junto con un grupo de tres amigos –dos hombres y una mujer– que acompañaban a la joven. En la calle, la estudiante de la UPAEP tuvo una larga despedida del hombre con el que salió y al final se marcha con sus amigos, caminando normal, sin que se le vea tambalearse o ir en mal estado por el consumo de bebidas embriagantes.

La última imagen, en la vía pública, fue a las 3 de la madrugada con 17 minutos. De ahí ya no se sabe qué pasó con Mara Fernanda y su amigos, porque resulta que la cámara de seguridad del gobierno que está instalada en la calle donde se ubica “El Bronx” no sirve desde hace mucho tiempo.

Al siguiente fin de semana de que desapareció la muchacha llegó a “El Bronx” un operativo de autoridades de Protección Civil, de Giros Comerciales y de la Policía. Cuando al gerente le informaron que iban a sancionar el local, él encaró a los servidores públicos: “¿Dime por qué me cierras?” La respuesta fue: “Vamos a revisar tus papeles”.

Posterior a la clausura llegó el sismo del 19 de septiembre y todo se paralizó en Protección Civil estatal. Luego de que pasó la contingencia, los representantes legales del bar pidieron información y la respuesta fue la misma: “Seguimos revisando los papeles”.

Es decir, no hay una sola falta que le imputen al establecimiento. Todo indica que lo cerraron bajo mentiras y para causar un efecto mediático, ya que el establecimiento no se ve involucrado en nada que haya contribuido a la muerte de Castilla Miranda.

El viernes 13 de septiembre personal de la FGE se presentó al comercio en cuestión a exigir copias de los videos de seguridad, mismos que le negaron porque no llevaba una orden por escrito. Más tarde regresaron con la petición institucional y entonces, con sus teléfonos celulares, los agentes hicieron copias de las grabaciones originales.

Al otro día, tres técnicos de la FGE volvieron al lugar y no se pudieron llevar los videos originales, porque el sistema de grabación no lo permite y destruye en automático los contenidos cada semana. Sin embargo, en la Fiscalía General del Estado se dieron por bien servidos por la primera obtención de material gráfico.

Es decir todo está en orden en “El Bronx”, pero la urgencia del gobierno del estado de dar respuestas inmediatas al feminicidio de Mara Fernanda Castilla ha provocado una clausura al local comercial sin que haya una sola falta acreditada.
Comparte la Noticia :
 

Top