Últimas Noticias

2 de octubre de 2017

Dicen que Enrique Ochoa prepara rompimiento de acuerdos entre el PRI y RMV

■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Enrique Ochoa Reza, el presidente nacional del PRI, en el último año fue una parte esencial del engranaje de complicidades y protección que el grupo del presidente Enrique Peña Nieto le ha brindado al panista Rafael Moreno Valle Rosas, ya que se encargó de frenar múltiples denuncias de priistas poblanos que había contra el ex gobernador de Puebla. Ahora, entre algunos sectores del tricolor existe la expectativa de que la próxima semana el dirigente visitará el estado para marcar una nueva línea política, que sería un rompimiento de acuerdos con el morenovallismo.

De acuerdo al esquema que ha trazado el PRI para poder ganar la presidencia de la República el próximo año necesariamente requiere un triunfo en la contienda por la gubernatura de Puebla u obtener más de 900 mil votos en la entidad.

Por esa razón, se dice, que se ha planteado que no puede seguir vigente el acuerdo que había entre el PRI y Rafael Moreno Valle Rosas, mediante el cual se había pactado que el tricolor jugaría a dejar ganar al candidato a la gubernatura que postulara el morenovallismo.

Luego del triunfo tricolor en el estado de México, en el PRI hubo un respiro y se definió que sí hay posibilidades remotas de que el tricolor retenga la presidencia de la República, mediante una estrategia que necesariamente pasa por ganar los comicios en Puebla, por ser uno de los estados que más votos aporta. Y ese planteamiento también pasa por romper los acuerdos que había con el morenovallismo, mediante los cuales se cedía al PAN el Poder Ejecutivo de la entidad.

O por lo menos se ofrecía que el PRI no daría una pelea real por la gubernatura, tal como ocurrió en 2016, cuando la entonces candidata del tricolor, Blanca Alcalá Ruiz, solamente hizo una campaña electoral testimonial y nunca buscó disputarle la titularidad del Poder Ejecutivo al grupo político de Rafael Moreno Valle.

Como muestra de que las cosas ahora serán diferentes, Enrique Ochoa vendrá a Puebla la próxima semana a supuestamente fijar reglas muy claras en torno al proceso de elección del candidato del tricolor a la gubernatura, como una manera de que no genere confrontaciones ni divisiones en el tricolor.

Primero establecerá que el candidato de Puebla será de unidad, no se aceptarán esquemas de consulta a las bases o de poner a competir a dos o tres contendientes del partido.

Con ello se desecharía la exigencia del subsecretario de la Sedatu Juan Carlos Lastiri Quirós de que sea la militancia la que elija al abanderado. Al mismo tiempo, se mandaría el mansaje de que el ex alcalde de Zacatlán no es el consentido de Los Pinos para ser el candidato, tal como él lo que ha querido hacer creer.

Otro planteamiento que se dice que hará el dirigente tricolor es que a finales del año habrá una terna de aspirantes a la candidatura y de ahí saldrá el ungido.

Extraoficialmente se sabe que Ochoa tiene el proyecto de que la terna pudiera estar formada por Jorge Estefan Chidiac, el presidente estatal del PRI; el senador Ricardo Urzúa, y el ex aspirante a la gubernatura Javier López Zavala.

Mientras que Juan Carlos Lastiri sería medido como posible aspirante a ser senador de la República.

Y en el caso del delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social, Enrique Doger Guerrero, se le impulsaría como un candidato fuerte a la presidencia municipal de Puebla.

¿Por qué se cree que ahora serán diferentes las cosas en la relación entre el PRI y Moreno Valle?

Parece haber dos posibles señales:

Primera: Enrique Ochoa Reza llegó a la dirigencia nacional del PRI en julio de 2016 y desde entonces hasta la fecha solamente ha visitado Puebla en una ocasión, recién asumió el cargo. Su ausencia del ámbito local siempre se interpretó como una actitud permisiva del dirigente tricolor hacia Moreno Valle Rosas.

En varias ocasiones, legisladores del PRI –entre ellos el ex priista Alejandro Armenta Mier– le documentaron a Enrique Ochoa los abusos financieros y de poder de Moreno Valle, siendo siempre la reacción del líder priista de mostrar enojo o indiferencia sobre las denuncias que se le planteaban.

Ahora que decidió hacer una gira por Puebla para muchos priistas es signo de que ya existe cierto interés de que el PRI salga a disputar los espacios políticos que estarán en juego en el proceso electoral de 2018.

O por lo menos esa es la lectura que algunos líderes locales del tricolor quieren dejar sentir.

Segunda: el domingo se sentaron a desayunar el senador Ricardo Urzúa y el delegado del PRI, José Olvera Acevedo, y la conversación se extendió por cinco horas.

Curiosamente al otro día, Urzúa públicamente dio a conocer que se investiga un posible fraude con los seguros contra desastres que contrató Rafael Moreno Valle Rosas cuando fue gobernador de Puebla.

Todo indica que el senador fue aleccionado por el delegado nacional del PRI como una manera de empezar a mostrar beligerancia política del tricolor contra el morenovallismo.
Comparte la Noticia :
 

Top