Últimas Noticias

23 de octubre de 2017

Barbosa es el que mejor conoce los abusos y la corrupción del morenovallismo

■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

¿Por qué Morena optó por Luis Miguel Barbosa Huerta para que sea su coordinador estatal y virtual candidato a la gubernatura? Todo indica que pesaron tres factores: el nivel de conocimiento en población abierta, la identidad que tiene con esta fuerza política y sobre todo, que de los cinco aspirantes a la postulación, es quien tiene el mejor carácter de opositor al grupo en el poder, es decir a la facción del ex mandatario Rafael Moreno Valle Rosas, a quien conoce bien en todos los temas de corrupción y abusos cometidos a lo largo de los últimos siete años.

La irrupción de Barbosa como coordinador de Morena ha puesto nervioso al morenovallismo, razón por la cual la tarde de este lunes, previo a su nombramiento, la red de internet fue inundada por docenas de memes para intentar crear un supuesto ambiente de rechazo hacia el senador. Esa situación es un recurso recurrente del grupo del ex gobernador Moreno Valle.

Barbosa tiene el mérito de que en 2010 participó en la alianza opositora que derrotó al PRI por primera vez en la historia de Puebla, y luego fue el primero en romper con Rafael Moreno Valle Rosas cuando era gobernador y ya eran ostensibles los actos de corrupción, los abusos de poder y la intolerancia de la administración morenovallista.

La primera vez que Barbosa trató con Moreno Valle fue en 2006, cuando el segundo de ellos tocó las puertas del PRD pidiendo respaldo para ser candidato a senador, luego de que la habían negado la candidatura en el PRI. El ahora coordinador estatal de Morena y el entonces presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática, Jesús Ortega Martínez, lo aceptaron en dicha fuerza política, pero al final los dejó colgados y se fue a las filas del PAN.

Años más tarde Barbosa y Moreno Valle volvieron a construir un propósito conjunto, que era derrotar al PRI en Puebla, proyecto que se concretó. Sin embargo, Luis Miguel Barbosa siempre se mostró crítico con la administración morenovallista que nunca cumplió los cambios políticos y sociales que ofreció en la campaña de 2010.

Luis Miguel Barbosa luego de las elecciones locales de 2013, decidió romper con el morenovallismo por los casos de corrupción y abusos que se multiplicaban en el sexenio pasado. Lo hizo en un momento en que la mayoría de las corrientes del PRD, principalmente la de Jesús Ortega, tenían fuertes vínculos con Rafael Moreno Valle Rosas.

A la par, Barbosa rompió con su antigua corriente Nueva Izquierda, la que encabeza Ortega Morales, cuando esta pactó con Los Pinos la aprobación de las reformas estructurales del sexenio de Enrique Peña Nieto a espaldas de los legisladores del PRD.

El llamado que hizo a principios de este año de que el PRD se debería sumar al proyecto lopezobradorista, generó la mayor ruptura de militantes y líderes perredistas que migraron a Morena, sin contar que a Barbosa le costó perder la coordinación de senadores del Partido de la Revolución Democrática.

Todos estos antecedentes fueron lo que se valoraron de manera cualitativa al interior de Morena y han colocado a Barbosa con un perfil de verdadero opositor al morenovallismo en Puebla, lo que le da una alta capacidad competitiva.

Ahora el reto que enfrentará el senador Barbosa será cohesionar a todas los líderes y corrientes internas de Morena, así como a los grupos ciudadanos sin militancia partidista y los que provienen del PRD, del PRI y hasta del PAN, que giran en torno al proyecto de Andrés Manuel López Obrador, y que difícilmente se agrupan en torno a dirigentes locales de dicha expresión política.

Lograr la unidad es fundamental para construir estructuras de activistas que permitan al Partido Movimiento de Regeneración Nacional cuidar el grueso de las casillas y los votos que decidirán la contienda por la gubernatura.

¿Qué pasó con los otros aspirantes? El ex rector de la Universidad de las Américas, Enrique Cárdenas Sánchez, logró la aceptación de estudiantes universitarios, académicos y sectores identificados con el PAN, pero desde Morena no se le vio como un posible candidato popular, con carácter para polemizar y confrontar al morenovallismo, y que no mostró interés por la construcción de un movimiento electoral en torno a Morena.

Se sabe que en el círculo cercano a Andrés Manuel López Obrador no gustó que desde que apareció como aspirante se asumiera ya como el candidato favorecido por el presidente de Morena, cuando no era así, y que únicamente trabajara en torno a su posible postulación como abanderado, cuando se planteó que el reto inicial es organizar a los seguidores del lopezobradorismo en estructuras electorales.

De Alejandro Armenta se tiene una alta valoración por su activismo, que ha permitido sumar a pequeños y grandes grupos políticos a Morena, que en su mayoría son fracciones del PRI que sienten descontento por ver al tricolor como una fuerza colaborativa de los abusos del morenovallismo y que nunca se ha podido asumir como un partido opositor.

Sin embargo, Armenta no logró ganarse toda la confianza de la cúpula nacional de Morena por ser visto como un aspirante que tiene a sus espaldas el apoyo del ex gobernador Mario Marín Torres, entre otros líderes priistas que fueron desplazados del poder por el morenovallismo.

José Juan Espinosa Torres, el alcalde de San Pedro Cholula, es un caso especial, ya que de ser un personaje con mucha popularidad y buena imagen pública, prácticamente fue marginado en Morena por el simple hecho de ser amigo de Ricardo Monreal Ávila, el jefe delegacional de Cuauthémoc en la ciudad de México.

Lo que ha pasado con Espinosa es un ejemplo de exclusión que debe superar Morena si quiere ser una fuerza política cohesionada y vigorosa en la contienda de 2018, pues en términos reales el alcalde de San Pedro Cholula se ha mostrado leal al partido y lo acabaron marginando por la nimiedad de ser amigo de Monreal.

En los casos de Rodrigo Abdala Dartigues, Abelardo Cuéllar y Alonso Aco, quienes eran los aspirantes que provienen de la militancia original de Morena, no se les vio con un crecimiento hacia fuera de este partido político.
Comparte la Noticia :
 

Top