Últimas Noticias

30 de octubre de 2017

Alejandro Armenta y Nancy de la Sierra se perfilarían como candidatos al Senado por Morena Comparte esta nota:





■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Aunque todavía no se tienen las fechas en que se harán las definiciones, el pronóstico que domina hacia el interior de Morena es que las candidaturas al Senado podrían recaer en el actual diputado federal Alejandro Armenta Mier –quien llevaría de suplente a Fernando Manzanilla Prieto– y a Nancy de la Sierra Arámburo, quien ha sido legisladora local y es esposa del edil de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres.

No solamente se ha percibido esta posibilidad por la popularidad que ambos tienen –que los podría llevar a ganar la encuesta que servirá para hacer la selección–, sino como una manera de cohesionar a las fuerzas externas que están confluyendo en el Partido Movimiento de Regeneración Nacional, toda vez que tanto Armenta como De la Sierra forjaron sus carreras políticas en el PRI.

Para la capital del estado, lo poco que se sabe es que en Morena se ha evaluado que lo más conveniente es que tanto la coordinación y la candidatura a la alcaldía sean para mujeres, ya sea que una sola ocupe ambas posiciones o dos tengan esas diferentes responsabilidades.

Hasta hace algunos días existía el planteamiento de que la coordinación de Morena sería para una de las tres aspirantes que para ese cargo propuso el Consejo Estatal de dicha fuerza política y que la candidatura a presidente municipal podía recaer en Gabriel Biestro Medinilla, el presidente estatal de la agrupación lopezobradorista.

En ese sentido, quien por ahora se perfila a ganar el cargo de coordinadora de Morena en la ciudad de Puebla es Claudia Rivera Vivanco, la secretaria de Diversidad Sexual de este partido, quien está compitiendo por esa posición con la consejera morenista Laura Andrea Cid Esparza y con la ex priista Libertad Aguirre.

Lo que se buscaría es que con la candidatura a la alcaldía de Puebla se abarquen dos aspectos importantes en el partido: por un lado cubrir la cuota de género que ahora se exige a los partidos, y por otro, el darle un posición de suma relevancia a alguien que es parte de la militancia fundadora de Morena.

Con ello se buscaría zanjar el malestar que existe entre algunos consejeros de Morena que no están de acuerdo en que las candidaturas sean para figuras que provienen de otras fuerzas políticas y opinan que esa situación viola los principios ideológicos del partido que encabeza –a nivel nacional– Andrés Manuel López Obrador.

Para la primera fórmula al Senado, el máximo órgano de gobierno de Morena propuso a tres aspirantes: a Gabriel Biestro Medinilla, a su representante ante órganos electorales Fernando Jara Vargas y a uno de los líderes del Consejo Democrático Magisterial Poblano, Miguel Guerra Castillo.

Se sabe extraoficialmente que el Comité Ejecutivo Nacional de Morena incluirá en la encuesta que decidirá al candidato al ex presidente estatal del PRI Alejandro Armenta Mier y a Fernando Manzanilla Prieto, ex secretario general de Gobierno en la administración de Rafael Moreno Valle Rosas.

Es evidente que quien ganará es Alejandro Armenta, por ser una importante figura mediática; es el político con más activismo dentro de Morena en todo el estado y ha buscado generar un rompimiento de grupos del PRI para que se sumen a las fuerzas de respaldo de Andrés Manuel López Obrador, en su proyecto de intentar ganar la presidencia.

La segunda fórmula al Senado tiene que ser para una mujer. Las tres aspirantes que ya están apuntadas son las consejeras Gabriela Juárez Cabañas y Ana Laura Martínez Escobar, así como Virginia González Melgarejo, quien ha sido secretaria de Defensa del Territorio en la dirigencia de Morena.

El problema es que ninguna de las tres anteriores militantes de Morena tiene la suficiente popularidad como para ser una candidata competitiva en una elección estatal.

Ha surgido la idea de que la cabeza de la segunda fórmula para el Senado de la República sea para una aspirante externa. Es ahí donde ha aparecido el nombre de Nancy de la Sierra, quien goza de mucha popularidad y además es esposa de José Juan Espinosa Torres, quien se ha quejado por sentirse marginado de la vida interna de Morena, luego de que le negaron la posibilidad de figurar en la encuesta que decidió al coordinador estatal del partido.

También se sabe que se estaría explorando la posibilidad de que Nancy de la Sierra pudiera ser medida en la encuesta para definir a la coordinadora general de Morena en la capital del estado, y cuyo nombre al sondeo sería incorporado por la dirección nacional del partido.

Se estima que antes del 20 de noviembre, fecha en que habrá un Consejo Nacional de Morena, ya estarían definidas las candidaturas al Senado y quién será la coordinadora para el caso de la capital.
Comparte la Noticia :
 

Top