Últimas Noticias

7 de octubre de 2017

75% de la miel está contaminada con pesticidas

Un estudio global con muestras de miel de todo el mundo señala que el 75 % de las mismas contiene trazas de una familia de insecticidas llamada neonicotinoides y, aunque su concentración está por debajo de lo autorizado por la Unión Europea para el consumo, su presencia sí puede dañar a los insectos polinizadores.
Las conclusiones se publican en la revista Science y para llegar a las mismas un equipo de expertos de la Universidad suiza de Neuchâtel analizó 198 muestras de miel procedentes de todos los continentes, excepto la Antártida, y constataron que el 75 % de ellas contenía trazas de ese insecticida.
Dulce Profesion - Cosecha de miel en el apiario Osuna, colmena ubicada cerca de los manglares del ejido Plan de Guadalupe asentamiento ganadero a 20 Km al suroeste de Los Mochis.
La proporción varía de manera considerable entre las diversas regiones siendo la más alta en América del Norte (86 %), Asia (80 %) Europa (79 %) y la más baja se registra en las muestras procedentes de Sudamérica (57 %).
De las muestras en las que se localizaron trazas de pesticida el 30 % contenía un neonicotinoide, el 45 % entre dos y cinco, y el 10 %, cuatro o cinco, indica el estudio.
Los neonicotinoides son uno de los pesticidas más usados en el mundo (acetamiprid, la clotianidina, el imidacloprid, el thiacloprid y el thiamethoxam son los más comunes) cuyos restos son absorbidos por las plantas y transportados a todos sus órganos, incluidas las flores, contaminando así el polen y el néctar, señala el estudio.

Su uso extendido se ha identificado como “uno de los factores cruciales en lo que respecta a la disminución global de polinizadores y, particularmente, de abejas”.
Los autores resaltan que las concentraciones de neonicotinoides encontradas están por debajo de los niveles que la UE autoriza para los productos alimenticios, aunque citan algunos estudios acerca de los efectos de esos pesticidas en los vertebrados: deficiencias en el funcionamiento del sistema inmunitario y disminución del crecimiento.

En cuanto a las consecuencias para las abejas, en el 34 % de las muestras de miel analizadas se encontraron concentraciones de neonicotinoides que se sabe que son perjudiciales.

Esos resultados sugieren que “una importante proporción de los polinizadores del mundo probablemente esté siendo afectada por estas sustancias”, agrega el estudio.
Combaten con humo de orégano plagas del campo

Un estudio del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), unidad Durango, del Instituto Politécnico Nacional (IPN) comprobó que el tallo del orégano ayuda a disminuir las poblaciones del ácaro varroa (Varroa destructor), parásito causante de la varrosis en las abejas, una de las plagas más devastadoras de la producción de miel.

En el trabajo de investigación: “Evaluación del humo de orégano (Lippia graveolens HBK) como alternativa para el control de Varroa destructor”, Martha Celina González Güereca, Isaías Chaírez Hernández y Gerardo Pérez Santiago, explicaron que el parásito es un ácaro que daña directamente a las larvas de las abejas, ya que es portador de virus, hongos y bacterias que debilitan y acaban las colmenas.

Asimismo, indicaron que el orégano mexicano es una planta que tiene diversas propiedades ya que contiene aceites esenciales ricos en timol y carvacol.

Se utiliza en el sector industrial en las áreas de alimentos, cosméticos y fármacos. En la medicina naturista y tradicional se emplea principalmente para problemas de las vías respiratorias y de la menstruación; posee propiedades antibacterianas y fungicidas, además de que se le considera como un potente insecticida y acaricida.

En Durango, la planta se colecta en época de lluvia (cuando está en plena floración) porque sus aceites esenciales están más concentrados. Las plantas se secan extendidas en zonas abiertas, posteriormente separan la hoja del tallo (mediante paleado) y posteriormente la encostalan.
Se estima que entre 50 y 70 por ciento del peso total de la mata corresponde al tallo, que se desecha en el campo o se incinera y arde fácilmente debido a la concentración de aceites que contiene.

Los especialistas llevaron a cabo sus estudios dos temporadas estacionales previas a las cosechas de primavera y otoño de 2015. Seleccionaron 28 colmenas en tres apiarios de la entidad con base en la accesibilidad a los caminos, la disponibilidad de los apicultores y los controles del ácaro que ellos emplean.
Ahí, determinaron que los desechos de los tallos de orégano se utilizan como combustible en los ahumadores como fumigante natural y son una alternativa complementaria para mantener las poblaciones del ácaro en bajos niveles, antes y después de la cosecha de miel, lo cual se refleja en un incremento en la elaboración de los distintos productos de la abeja.
Fuente: EFE
Comparte la Noticia :
 

Top