Últimas Noticias

4 de septiembre de 2017

Coloca Zavala 50 espectaculares para demostrar que “todavía respira” dentro del PRI



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.


Javier López Zavala mandó a colocar este fin de semana, poco más de 50 espectaculares en diferentes partes del estado con la leyenda: “Es tiempo de la gente”. Esa promoción obedece porque, según sus cálculos, la lucha por la candidatura del PRI a la gubernatura se ha cerrado a dos nombres: él y Jorge Estefan Chidiac, el presidente del partido en la entidad. Y si no obtiene esa postulación, tendría en la bolsa el compromiso de entrar en la fórmula de aspirantes al Senado.

En el equipo de quien fue el abanderado priista en la contienda local de 2010, se ha reducido a dos la lucha por la candidatura debido a que el tercer aspirante, que tendría más posibilidades de conseguir a nominación, Enrique Doger Guerrero habría optado por buscar el respaldo para presentarse a los comicios de la alcaldía de la capital.

El proyecto de Enrique Doger –actual delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social– sería aprovechar la alta popularidad que tiene en la ciudad de Puebla, luego de haber ya sido edil, para repetir en ese cargo y luego buscar la reelección en el año 2021, lo que le permitiría estar todo un sexenio en una importante posición. Y cuando acabe podría volver a buscar la candidatura a gobernador en 2014.

López Zavala se siente con suficiente capacidad para emerger en el PRI, luego de que hace algunos meses ya se consideraba que estaba a punto de dejar el tricolor y que tenía medio cuerpo dentro de Morena.

Hace un mes, cuando Enrique Ochoa Reza, el presidente nacional del PRI, se reunió –previo a la 22 Asamblea Nacional del tricolor– con los aspirantes de Puebla a la candidatura a gobernador, pidió que se excluyeran a dos personajes: a Javier López Zavala y Guillermo Deloya Cobián.

A López Zavala se le excluía por ser visto como un “cuasi traidor” al PRI, luego de sus acercamientos con Andrés Manuel López Obrador, el líder y fundador de Morena.

Mientras que Guillermo Deloya Cobián no es bien visto por malos resultados que entregó al frente del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político del PRI.

Pese al veto, se sabe que el presidente estatal del PRI, Jorge Estefan Chidiac, decidió sumar a la reunión a los dos excluidos para evitar que lo acusaran de querer favorecer a Enrique Doger Guerrero y Juan Carlos Lastiri Quirós, quienes hasta ese momento eran visto como los dos punteros por la competencia por la candidatura a gobernador.

Luego de esa reunión, las cosas han cambiado hacia el interior del PRI.

Jorge Estefan Chidiac que no aparecía en la lista de aspirantes, se ha posicionado como el favorito para la nominación por su cercanía con José Antonio Meade Kuribreña, quien camina a ser el candidato presidencial del PRI.

Juan Carlos Lastiri Quirós ya lo bajaron de la contienda, pues marcha en el séptimo lugar de las preferencias electorales. El subsecretario de la Sedatu es el aspirante que en Puebla ha realizado el mayor despliegue de promoción y es el que obtiene los resultados más bajos.

Ahora la promoción de Juan Carlos Lastiri se dirige a buscar colarse como candidato a senador o diputado federal.

Enrique Doger Guerrero es el mejor posicionado, al ser el más popular y con menos aspectos negativos entre los aspirantes priistas. El problema que enfrenta es que no es muy querido en el círculo de Enrique Ochoa, el presidente nacional del PRI, por la cercanía que el delegado del IMSS tiene con Manlio Fabio Beltrones, ex líder de esta fuerza política.

Aunque Doger sigue siendo considerado como la mejor carta del PRI, no tiene garantizada la postulación. Por eso, aunque él lo niega, tiene “un plan b” que sería ser candidato a presidente municipal de la ciudad de Puebla.

Ante un panorama de pobre de aspirantes, se sabe que Javier López Zavala volvió a ser considerado como una opción para ser candidato a la gubernatura.

Para ello tuvo que hacer un largo cabildeo en las instancias nacionales del PRI para demostrar que seguirá en el partido, que no desertará a Morena, tal como lo hizo su homologo Alejandro Armenta Mier.

También ha insistido ante el Comité Ejecutivo Nacional del PRI que el único aspirante que tiene una estructura en todo el estado es él, por tanto cuenta con posibilidades de hacer una campaña electoral exitosa, capitalizando el malestar de la población contra el morenovallismo y además ya es una figura conocida.

Por esa razón ha emprendido una campaña en todo el estado tendiente a buscar demostrar que es el priista mejor posicionado luego de Doger.

O por lo menos demostrar que “todavía respira” y que si el PRI quiere ganar la próxima elección, tiene que tomarlo en cuenta.
Comparte la Noticia :
 

Top