Últimas Noticias

1 de agosto de 2017

Fracasa RMV en su intento de hacer un pacto electoral con Ricardo Anaya



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Cuentan que hace un par de semanas el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas quiso limar asperezas y llegar a un acuerdo con el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortes, pero acabando fracasando, pues ofreció bajarse de la contienda por la candidatura presidencial a cambio de que le den libertad para manejar de manera absoluta al partido en el proceso electoral de Puebla. La respuesta del grupo del líder panista fue un “si” a medias, pero que en realidad es un rechazo.

La respuesta específica fue: “Hasta donde alcance”, le habrían dicho a Moreno Valle, lo cual se traduce en que en el Comité Ejecutivo Nacional del PAN se ha evaluado que el grupo morenovallista ya no es garantía de triunfo en el estado de Puebla.

Por tanto esa respuesta implica que no se le dejaría a Moreno Valle poner candidatos a la gubernatura, la alcaldía de Puebla y las senadurías, así como a diputados locales y federales, sin antes analizar que los nombres propuestos sean verdaderas opciones de triunfo y no carguen con los negativos de la administración morenovallista.

Se dice que el ex gobernador de Puebla se acercó al primer círculo de Ricardo Anaya, con quien ha enfrentado varios diferendos, para comunicar que se ha desistido de buscar la candidatura presidencial del PAN. El ex mandatario expuso que está dispuesto a ser un factor de unidad en caso de que el ungido sea el actual presidente del Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul.

A cambio de esa actitud, cuentan algunos conocedores del tema, pidió que le den el manejo total del PAN en Puebla durante el proceso electoral de 2018, que implica designar a todos los candidatos y dirigir las campañas electorales, tal como lo hizo en los seis años en que fue titular del Poder Ejecutivo poblano.

Ricardo Anaya le habría mandado a responder que si quiere pactar, pero que no le puede dar el control del PAN en Puebla. Sobre todo en el tema de las candidaturas. En el grupo del presidente del partido se percibe que el morenovallismo dejó de ser un factor de cohesión del instituto blanquiazul y perdió la capacidad de construir alianzas electorales.

La principal duda que se tiene en el grupo de Anaya es que no ven a Martha Erika Alonso, la esposa de Rafael Moreno Valle, como una opción de candidata a la gubernatura o la alcaldía de la ciudad de Puebla, por los negativos que arrastra por los severos cuestionamientos que surgieron contra el gobierno de su marido.

Además, se tiene claro que en ninguna parte del país se ha conseguido que un ex gobernador coloque a su esposa como gobernadora, es una situación impopular, con un elevado grado de rechazo.

Hacia el interior del grupo de Anaya se tiene la película completa de que Moreno Valle ya no es capaz de construir una alianza electoral, que ahora es tan necesaria para que Acción Nacional pueda regresar a Los Pinos. Se ha analizado de esta manera la situación en la entidad poblana:

En 2010, Moreno Valle logró una de las alianzas electorales más importantes del país que tuvo como principales protagonistas a los siguientes personajes:

A Fernando Manzanilla, como coordinador del proyecto electoral morenovallista; a Luis Miguel Barbosa Huerta, como artífice para que el PRD entrara a dicha coalición; a José Juan Espinosa Torres, quien sumó al partido Movimiento Ciudadano; a Eduardo Rivera Pérez, quien le abrió las puertas del PAN a Rafael Moreno Valle en 2006, cuando desertó del PRI.

Ahora, Fernando Manzanilla está en Morena y es un férreo crítico de Moreno Valle, pese a que es su cuñado.

Luis Miguel Barbosa Huerta es el principal aspirante a ser el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla y fue el principal líder de izquierda que rompió, desde el año 2015, con la corriente morenovallista.

José Juan Espinosa Torres ha sido el alcalde más crítico de Moreno Valle y por esa razón enfrenta una persecución política.

Eduardo Rivera Pérez luego de dejar el cargo de edil de Puebla, enfrenta una serie de procesos legales, impulsados por el morenovallismo, que lo tienen con un pie en la cárcel.

Dicho de otra manera: todos los que ayudaron a Moreno Valle a construir una poderosa alianza electoral –hace siete años–, ahora son los principales opositores a la continuidad del morenovallismo.
Comparte la Noticia :
 

Top