Últimas Noticias

20 de agosto de 2017

Comunica RMV a su grupo: se va atrincherar en Puebla; Alonso y Banck serán los candidatos






■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Rafael Moreno Valle Rosas ha empezado a comunicar a todos los miembros de su grupo político que su intención de ser aspirante presidencial del PAN ha terminado, luego de ser consciente que no tiene posibilidad alguna de lograr la postulación. Por esa razón ha decidido “atrincherarse” en Puebla, al tiempo de comunicar que la candidata del albiazul a la gubernatura será para su esposa, Martha Erika Alonso Hidalgo, y para la alcaldía de la capital se buscará que Luis Banck Serrato repita en el cargo, bajo el entendido de que es edil suplente y por tanto –desde el punto de vista legal– no se puede considerar como una reelección el que aparezca en las boletas de los comicios de 2018.

Quienes han recibido el mensaje de Rafael Moreno Valle Rosas señalan que su comunicación denota que el ex gobernador se siente seguro de tener en las manos un acuerdo en la cúpula nacional del PAN que le permitiría controlar de manera absoluta, por enésima vez, todas las candidaturas, presupuestos y campañas electorales del blanquiazul.

Moreno Valle se siente confiado de que con Ricardo Anaya Cortés o Margarita Zavala, los dos contendientes por la candidatura presidencial albiazul, habrá un acuerdo, o mejor dicho una relación de complicidad, para que en Puebla se le garantice la implantación de un maximato, mediante el cual él siga mandando sobre los poderes públicos del estado a lo largo del próximo sexenio.

Para muchos panistas dicho anuncio ha significado un balde de agua fría, toda vez que si se concreta la intención de Rafael Moreno Valle de “atrincherarse” en Puebla significa que continuará la exclusión y autoritarismo en el PAN, en donde solamente tienen cabida los militantes albiazules del primer círculo de confianza del ex mandatario.

Pero también ha surgido reacciones muy peculiares, como la de algunos regidores panistas del ayuntamiento de Puebla, quienes consideran que si Luis Banck Serrato se puede presentar como candidato a la siguiente elección, ellos podrían hacer lo mismo.

No ha faltado quien sostiene que mediante un litigio ante los tribunales electorales se puede hacer válida la reforma que ya permite la reelección y que, se supone, aplica a partir de quienes ganen cargos de elección popular a partir del año 2018.

Entre los primeros panistas a los que ha llegado el mensaje del “atrincheramiento” de Moreno Valle hay solo dos reacciones extremas : pesimismo y euforia. La mayoría están en el primer estado de ánimo y entre algunos círculos de militantes del PAN, cercanos al ex edil Eduardo Rivera Pérez, se habla de una posibilidad:

De apoyar a Andrés Manuel López Obrador, al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y los candidatos locales de esta fuerza política, como la única manera de poder combatir al morenovallismo, que se siente propietario absoluto de los poderes públicos del estado de Puebla.

Amenazas en Morena
La lucha por las candidaturas en el Partido Movimiento de Regeneración Nacional está demostrando que esta fuerza política no solamente ha captado al grueso de la militancia del PRD, sino también muchos de los vicios propios del instituto del sol azteca, como es utilizar las amenazas e intimidaciones como una manera de controlar a consejeros estatales de Morena.

Antes y durante la sesión de este domingo del Consejo Estatal de Morena, algunos integrantes de ese órgano de gobierno habrían recibido amenazas de que si votaban a favor de los llamados “aspirantes externos” para que fueran considerados en la encuesta que decidirá quién será el candidato a gobernador, serían objeto de un proceso de exclusión.

Se sabe que la actual dirigencia, encabezada por Gabriel Biestro, para controlar a varios miembros del Consejo Estatal se les habría ofrecido candidaturas a presidentes municipales, diputados, regidores o alcaldes auxiliares. Por tanto, se les advirtió –este fin de semana– que si en la sesión de ayer se les ocurría apoyar a “los externos”, entonces les quitarían la posibilidad de ser abanderados de Morena en la próxima elección constitucional y serían exhibidos como “traidores”.

Al final, 19 consejeros ignoraron esas amenazas y votaron en contra de “la línea”, lo cual llevó a que no hubiera consenso en el Consejo Estatal de Morena y se decidiera que la nominación del abanderado a la gubernatura se decida por medio de una encuesta.

Además, la dirigencia nacional de Morena rompió el cerco que había impuesto el partido a nivel local para garantizar que solamente sean medidos en la encuesta a quienes son militantes y se excluyera a los “externos”, a decir al diputado federal Alejandro Armenta Mier, al senador Luis Miguel Barbosa Huerta y al activista Fernando Manzanilla Prieto.

Las maniobras que ayer se vieron en Morena para sacar de la jugada a los “externos”, recuerda el método que en 2010 utilizó el PRD para doblegar a sus consejeros estatales y que los mismos se vieran obligados a aceptar al panista Rafael Moreno Valle como candidato a gobernador.

En ese entonces los consejeros perredistas que no sucumbieron ante las amenazas y la compra de votos, pagaron con persecución política –a lo largo del siguiente sexenio– su posición de no aceptar a Moreno Valle como candidato.

Sin duda Morena está demostrando que es un partido con carácter democrático, ya que por ahora, es la única fuerza política que está utilizando una encuesta para decidir quien será su candidato a gobernador, a diferencia del resto de los partidos que designarán a sus abanderados por medio de la imposición.

Pero si persisten las amenazas e intimidaciones como las que ayer se mostraron, Morena caminará en el mismo rumbo de degradación democrática que sufren la mayoría de las fuerzas políticas de Puebla.
Comparte la Noticia :
 

Top