Últimas Noticias

30 de julio de 2017

Un merolico en el PRI Por Soleares. Por Jesús Manuel Hernández




Versiones van, versiones vienen, sobre la reunión de la clase política poblana con la dirigencia nacional, disque para demostrar la tan anhelada unidad que se requiere para enfrentar el proceso electoral de 2018.
Estuvieron todos los que se dicen, sienten o parecen ser aspirantes a enarbolar la bandera contra el morenovallismo y el creciente grupo de Morena en la entidad.
Cada uno salió con la versión que quiso, la que más le llegó a su entendimiento y a sus pretensiones. Fue una especie de ejercicio de catarsis tricolor que pretendió sin mucho éxito la cancelación de odios y rencores.
El caso es que Enrique Ocho Reza habló y habló, intentó cubrir todos los ángulos, no dejar fuera a nadie e incluir a todos, cual merolico de mercado.
Pero una cosa no les dijo, y muchos la adivinan, la elección de candidato a gobernar Puebla dependerá de un factor aún no resuelto, y esa incógnita se despejará sólo cuando el PRI nacional, que seguramente ya no dirigirá Ochoa, se pronuncie por el candidato presidencial.
Los momios de los aspirantes se moverán en relación directa a si el abanderado es Osorio Chong, o Meade, o Videgaray, o Narro, o quien surja después de la asamblea.
Puebla depende también de quien llegue al PRI nacional y de los amarres que el morenovallismo y la oligarquía poblana ejerzan sobre el candidato presidencial.
Bueno será empezar a ubicar a cada uno de los aspirantes poblanos en el entorno de los intereses que han sido protegidos por el morenovallismo.
Y bueno será también pronosticar si el grupo tricolor en el poder local seguirá ejerciendo en los meses posteriores a la 22 Asamblea. Quizá por ello, alguno de los aspirantes tuvo más control en el contenido del inusual desplegado aparecido contra el crédito solicitado por el ayuntamiento de la ciudad.
Bueno sería saber quién o quiénes redactaron el documento.
O por lo menos, así me lo parece
Comparte la Noticia :
 

Top