Últimas Noticias

12 de julio de 2017

Quien toleró el crecimiento del huachicol en Texmelucan ahora dirige Tránsito en la capital




■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Durante los últimos tres años el municipio de San Martín Texmelucan se ubicó como una de las plazas con más tomas clandestinas en ductos de Pemex y creció de manera alarmante la venta, al menudeo y mayoreo, de combustible robado, una crisis que se generó con la complicidad o la omisión de las autoridades policiacas. Por eso resulta desconcertante que quien solapó el aumento de dicha actividad ilícita, Víctor Ávila Andrade, quien fuera secretario de Seguridad Pública en esa ciudad, ahora es el nuevo director de Tránsito en la capital del estado.

Manuel Alonso García, quien apenas lleva un mes al frente de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Puebla (SSPTM), ha dado una primera señal muy negativa, al incorporar como director de Tránsito a un personaje que tiene negro historial –reciente– que lo llevó hace 5 meses a dimitir del cargo que ostentaba en el ayuntamiento de San Martín Texmelucan. Este miércoles se hizo el nombramiento de esta persona.

El decomiso de 21 camionetas cargadas con gasolina robada en la colonia Margarita Morán de San Martín Texmelucan, hace un par de días, tomó por sorpresa a los vecinos, no por la presencia de esos vehículos usados por los huachicoleros, sino porque en los últimos tres años circularon muchos automotores con esas características y la Policía Municipal no les hacia nada, pese a que era de dominio público que se trataba de combustible extraído de tomas clandestinas a los ductos de Pemex.

Eso pasaba frente las narices de Víctor Ávila Andrade, quien renunció al cargo luego de que los directivos de la Coparmex y de organizaciones de comerciantes presionaron al alcalde de San Martín Texmelucan, Rafael Núñez, a que cambiara a los encargados de la seguridad pública.

Y es que desde 2014 y hasta comienzos de este año, existía un fuerte crecimiento en asaltos a comercios y transeúntes, así como el hurto de autos y el narcomenudeo, sin que se observa una respuesta de Víctor Ávila para frenar esa ola delictiva.

Curiosamente al producirse el cambio de Víctor Andrade, quien fue sustituido por el ex policía federal, Miguel Ángel Jacinto Fragoso, en los primeros días de marzo pasado, se ha reducido los robos y asaltos, y es cuando se ha dado los golpes más fuertes en contra de bandas de huachicoleros.

No se tienen suficientes elementos para afirmar si era complicidad u omisión el comportamiento complaciente de Víctor Andrade frente a la ferviente actividad de las mafias del robo de combustible, pero lo que si queda claro que era ineficiente y que era improcedente otorgarle un cargo, cualquiera que fuera, en la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de la capital.

Esa decisión de Manuel Alonso de concederle un alto cargo a Víctor Andrade genera miedo y desconcierto, porque entonces surgen muchas dudas de que el primero de ellos sea una buena opción para frenar la crisis de inseguridad que asola a la ciudad de Puebla. Parecería que está dando protección a alguien que ya demostró que no actúa contra el crecimiento de los índices delictivos.

El área de Tránsito es donde más abundan los actos de corrupción y abusos. Es algo que reconoció el propio Manuel Alonso al tomar el control de la SSPTM, entonces surgen las preguntas:

¿Cómo se van a combatir los vicios en esa corporación con un jefe que apenas hace cinco meses fue echado por ineficiente de la tercera ciudad más importante del estado?

¿Cómo se puede pensar que se va a reducir la corrupción entre los agentes de vialidad con un directivo que no hizo nada contra las bandas huachicoleras?

¿No será que Manuel Alonso buscó a alguien con experiencia para dar protección al huachicol en la ciudad de Puebla?

Tal situación lleva a no creerle a Manuel Alonso en su estrategia de confrontación a la inseguridad, que se suponía pasaba primero por combatir la corrupción y abusos en la SSPTM.

Víctor Ávila Andrade fue nombrado director de Seguridad Pública por el edil Rafael Núñez por una recomendación de Enrique Porter, un ex edil panista de San Martín Texmelucan.

Durante su gestión al frente del área de Seguridad Pública era un secreto a voces que, en las comunidades de San Cristóbal Tepatlaxco y San Batazar Temaxcalac, del municipio de San Martín Texmelucan, y en los pueblos de San Antonio Tláloc, Las Dalias y La Preciosita, del municipio de Tlalancaleca, había una creciente actividad de las bandas de huachicoleras, que se notaba principalmente por el surgimiento de venta de gasolina junto a caminos y carreteras, en comercios o en camionetas cargadas con cisternas.

¿Por qué pasaba eso? Por la ausencia de la Policía Municipal para detener a los miembros de las bandas huachicoleras o para reportar a las autoridades estatales o federales de dicha actividad.

Parece que en Puebla se camina como los cangrejos al perseguir a la delincuencia.
Comparte la Noticia :
 

Top