Últimas Noticias

5 de julio de 2017

Por la vía porril el morenovallismo buscará frenar a Eduardo Rivera



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Luego de que Eduardo Rivera ha sobrevivido a la represión del Congreso local, a los obstáculos jurídicos y el bloqueo político, ahora el morenovallismo agota sus recursos y está decidido a intentar parar al ex alcalde de la ciudad de Puebla por el método del golpeteo porril, de las agresiones físicas y las denostaciones en todos los lugares públicos con la finalidad de evitar que gane la candidatura del PAN a gobernador.

Tal situación exhibe la pobreza del matrimonio de Rafael Moreno Valle Rosas y Martha Erika Alonso Hidalgo para hacer política, para ganar la contienda interna del PAN por medio de métodos democráticos, de conciliar y negociar con las diferentes facciones del instituto blanquiazul.

Se sabe que se ha dispuesto que los morenovallistas no van a dejar que Rivera encabece reuniones públicas, encuentros con la militancia albiazul, dialogue con fuerzas políticas distintas al PAN, que promueva su proyecto político para el estado. En cada acto van a buscar que alguien llegue a interrumpir, a escandalizar, a golpear o cuestionar.

Como parte de esa estrategia se inscribe el escándalo que ayer montó Luis Paredes Moctezuma, ex presidente municipal de Puebla, quien no permitió que se desarrollará una rueda de prensa entre Eduardo Rivera y Alejandro Armenta Mier, quien dejó el PRI y ahora es legislador de Morena.

Para nadie es un secreto que Luis Paredes está retirado de la actividad política y su regreso a la vida pública, encabezando una demanda penal en contra de Eduardo Rivera por supuesto daño moral sería para obtener algún beneficio del morenovallismo.

Se especula que los morenovallistas habrían persuadido a Paredes Moctezuma para dedicarse a golpear la imagen de Rivera a cambio de ayudarlo a combatir la inhabilitación del servicio público que en marzo de 2014 votó el Congreso local en su contra.

Solamente esa posibilidad explica por qué Paredes Moctezuma emprende un juicio con base en un viejo desplegado, de hace 12 años, para acusar a Rivera de daño moral, ya que en ese entonces el segundo de ellos, en su calidad de presidente estatal del PAN, cuestionó al primero por haber gobernado sin observar los principios doctrinales del Partido Acción Nacional.

No vale la pena en detenerse mucho en el comportamiento grotesco de Luis Paredes, sino que es importante observar el actuar del grupo morenovallista, que en su desesperación por no encontrar una vía política o jurídica para frenar el activismo de Eduardo Rivera está mostrando que el siguiente método es el de la violencia, con el uso de porros, tal como es Luis Paredes desde su época de estudiante anticomunista.
Comparte la Noticia :
 

Top