Últimas Noticias

18 de julio de 2017

Lastiri y Moreno Valle fracasaron por igual en sus intentos de ganar simpatías en sus terruños


■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Si en algo ya se parecen el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y el priista Juan Carlos Lastiri Quirós es en que gastan mucho dinero en su promoción política, nadie sabe de dónde obtienen su financiamiento, se sospecha que podrían estar usando fondos públicos y no logran impactar al electorado, tal como se lo proponen. Por si fuera poco, los dos han fracasado al hacer proselitismo en su propia tierra.
Este domingo, Juan Carlos Lastiri, el subsecretario de la Sedatu, se presentó en Zacatlán, su municipio de origen, en donde ya fue alcalde y legislador local. El acto que organizó como parte de la campaña de exigir al PRI que elija al próximo candidato a gobernador por consulta a la base resultó ser un fiasco, ya que se realizó en un polideportivo con capacidad para 3 mil 500 personas y apenas hubo 600 asistentes (ver foto).

La mayoría de los participantes se mostraron apáticos, pues son beneficiarios de programas federales y poco interesados en lo que sucede en el tricolor. Acudieron al acto por el miedo de perder la ayuda social, pero no mostraron entusiasmo por ver o escuchar a Juan Carlos Lastiri.

Algo parecido le sucedió a Rafael Moreno Valle, quien la semana pasada concluyó en Puebla la presentación del libro La Fuerza del cambio, que es su autobiografía con la que promociona su imagen personal. El Auditorio de la Reforma se llenó sin problema, pero a la mitad del acto muchos de los asistentes se quedaron dormidos, incluidos varios políticos, por el poco interés que había en escuchar las mismas frases que el ex gobernador utilizó a lo largo de su sexenio para presentarse como el mejor titular del Ejecutivo de las últimas décadas.

Cuando el ex mandatario quiso hacer bromas, mostrarse gracioso, humano, los asistentes rieron y aplaudieron por compromiso, no porque resultara entretenido, novedoso o simpático lo que decía el ex gobernador de Puebla, que no logró impactar a la opinión pública del estado con el cierre de la gira de promoción de su autobiografía.

Otra similitud importante entre Lastiri y Moreno Valle es la siguiente:

El libro del ex gobernador ya pasó a la historia por ser el texto con la promoción en espectaculares, redes sociales y medios electrónicos más onerosa y abundante. El problema es que nadie sabe de dónde se obtiene el financiamiento para darle publicidad a una obra que no se vende, que no resulta atractiva para los lectores, que incluye a la propia clase política.

Con Lastiri pasa lo mismo, nadie sabe de dónde sale el dinero para que organice eventos masivos de respaldo a su propuesta de elegir al próximo candidato del PRI a gobernador por consulta a las bases. A la mayoría de los asistentes se les transporta, se les da de comer y les reparten regalos, lo cual implica un gasto millonario, del que nadie sabe quién lo está aportando.

Para nadie es un secreto que Juan Carlos Lastiri utiliza los programas sociales del gobierno federal para obligar a los beneficiarios a acudir a sus eventos, bajo amenazas de se excluidos de los padrones de usuarios. Y que quienes firman la petición dirigida al PRI de actuar con democracia, lo hacen obligados y no por convicción política.

Las campañas de Lastiri y de Moreno Valle por igual navegan en la ilegalidad y la falsedad.
Comparte la Noticia :
 

Top