Últimas Noticias

11 de julio de 2017

Espionaje y Seguro de Vida. Por Soleares. Por Jesús Manuel Hernández


Las revelaciones sobre el espionaje ordenado por el ex gobernador Moreno Valle a personajes de la vida política de Puebla y de México en consecuencia del fallecimiento del principal ejecutor, Joaquín Arenal, han venido a revolver el avispero al interior del panismo donde el presidente nacional Ricardo Anaya podría sufrir si es que no ya los padece, daños colaterales.

Las revelaciones de Rodolfo Ruiz en su prestigiada columna “La Corte de los Milagros” pone en evidencia la participación de la esposa del gobernador, hoy secretaria del PAN local, un magistrado militante blanquiazul, Roberto Grajales Espina, y el actual diputado federal Eukid Castañón a quien apunta la responsabilidad de las operaciones de comprar votos para hacer perder a Ernesto Cordero en la contienda interna por la presidencia.

El tema no es nuevo. En su momento fueron denunciadas las acciones de inflar el padrón en Puebla y la adquisición de la plataforma técnica y mecánica para elaborar las credenciales de los miembros del partido, todo con el fin de terminar de apoderarse de él en todos sus sectores y de esa forma tener la libertad de negociación con alianzas de otros grupos.

La misma tendencia se pretendió en el orden nacional, Moreno Valle quiso cobrarle el favor de Ricardo Anaya permitiéndole tomar posiciones en el comité nacional, así logró colocar en primera instancia a Eukid Castañón y a Marcelo García Almaguer, quienes muy pronto fueron dados de baja del grupo de confianza de Anaya quien se dio cuenta de la operación.

En ese momento empezó el rompimiento, la toma de distancias y de alguna manera la soledad de Moreno Valle que tiene más adeptos fuera que dentro del partido.

Pero ni Rafael ni sus colaboradores contaban con las acciones de quienes se movieron en las tuberías de la información y que al dejar de tener un jefe, un patrón, proveedor de dinero o un cliente que compre las investigaciones, empiezan a salir de las cañerías y a revelar información comprometedora a fin de poner en valor el total de los archivos que están en su poder.

Dicen los que saben de esto que el paquete podría tener más de mil archivos de unas 300 personas, entre ellas, los más cercanos familiares directos y políticos del gobernador y de sus principales operadores.

En el argot de los investigadores políticos esto se llama “tener un seguro de vida”, y es que los espías obedecen, pero también se protegen y usan los recursos y las herramientas técnicas para investigar a sus jefes, o sea al gobernador.

Todo un tema que está empezando apenas y que seguramente dará más sorpresas a quienes las ordenaron que a quienes fueron investigados de manera oficial.

Mientras tanto el Secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco, no sabe, no se entera, de nada.
O por lo menos así, me lo parece.
Comparte la Noticia :
 

Top