Últimas Noticias

14 de julio de 2017

El puñetazo en la mesa del periodismo estadounidense contra Google y Facebook

El mundo del periodismo está encrespado con Google y Facebook. De momento las tres grandes cabeceras de Estados Unidos -The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal- se han aunado para ver qué medidas tomar contra los dos gigantes tecnológicos y su poder absoluto en el mercado de la publicidad digital. El levantamiento puede hacer reaccionar a otras publicaciones, cansadas de lidiar con las dificultades diarias para propagar sus contenidos y ver cómo estas compañías tecnológicas se llevan los beneficios.

Estos periódicos -abanderados de la información mundial- un día distribuyeron con sus propios medios cientos de miles de ejemplares para llegar a sus lectores. Hoy en día, ya no es rentable. Internet se ha convertido en el principal canal para la propagación de información, y Google y Facebook son las dos superpotencias del momento. Acaparan sus ingresos publicitarios y los artículos que producen compiten a diario con fake news o vídeos de gatitos y cada vez hay menos tiempo para la información de calidad.

Así, y ante la incapacidad de obtener resultados por sí mismos, han creado la Alianza de Medios Noticiosos (News Media Alliance). El lobby tiene como objetivo cambiar la balanza del poder y pedirá al Congreso de Estados Unidos que legisle sobre el duopolio de Google y Facebook. “Tenemos que llamar la atención del público y el Congreso hacia el comportamiento anticompetitivo del monopolio digital, en especial porque afecta de forma negativa los negocios de las noticias y la información”, reza un comunicado de News Corporation. El conglomerado internacional, propiedad del magnate Rupert Murdoch, tiene relación directa con el presidente Trump y el partido Republicano.

La industria considera como “amenaza económica” este asunto y quien lo ha hecho público ha sido David Chavern, director ejecutivo de la Alianza de Medios Noticiosos, en un artículo publicado en The Wall Street Journal. El CEO asegura que la negociación conjunta es la única forma de conseguir acuerdos significativos.

“La temperatura está aumentando en términos de preocupación, y en algunos casos de ira, por la que parece ser una relación muy asimétrica y desventajosa entre las casas editoriales y las gigantescas plataformas digitales”, se ha quejado también Mark Thompson, director ejecutivo de The New York Times Company.

La estrategia va mucho más allá de conseguir mayor cuota de territorio digital. Se trata de rescatar al periodismo de calidad: más costoso de producir y bajo una presión económica nunca vista. “Si se busca un modelo gratuito de noticias, obtendrás noticias, pero serán noticias basura. Titulares como ‘El papa apoya a Trump’”, asegura Chavern en su artículo. Se refiere a unos de los ejemplos de fake news más populares ocurridos durante la pasada campaña electoral en Estados Unidos.

Esta rebelión del periodismo estadounidense coincide en el tiempo con el toque de atención que la Unión Europea le ha dado a Google.

Falsas promesas

Google y Facebook no quieren que se les vincule con el detrimento del periodismo verdadero. Las dos compañías han amplificado sus esfuerzos por difundir a los cuatro vientos que les interesa integrar contenido noticioso. “Estamos comprometidos a ayudar a que el periodismo de calidad prospere en Facebook”, ha acentuado en los últimos días Campbell Brown, directora de Alianzas Noticiosas de la red social.

Los dos gigantes de internet se comprometieron a terminar con el contenido falso, pero lo cierto es que no se han experimentado grandes cambios. Google, por ejemplo, ha realizado varias iniciativas por medio de su Laboratorio de Noticias; sin embargo, el cambio en su algoritmo ha perjudicado a los medios más pequeños frente a los de más renombre. Algo que no justifica que las informaciones de las cabeceras con más músculo sean siempre veraces.

Facebook, por su parte, se reúne esta semana con casas editoriales de Estados Unidos para mejorar su exposición de noticias locales y facilitar la gestión del programa de divulgación de artículos instantáneos. Es la última de las medidas que la compañía de Mark Zuckerberg anunció en el mes de enero, cuando la polémica de las noticias falsas estaba a la orden del día.

“Hablan con nosotros, pero todavía no han demostrado mucho”, se queja Mike Klingensmith, editor de The Star Tribune. Él representa a los periódicos de tamaño medio, los cuales han sufrido en especial por el giro de la inversión en publicidad.

El asunto probablemente cruzará el Atlántico en los próximos meses y llegará a Europa, ya que el poder de Google y Facebook ya es absoluto en el ámbito digital. Según eMarketer, las dos compañías tecnológicas se reparten el 60 por ciento del mercado de la publicidad online.
Fuente: Te Interesa.es|POR. LUIS DE LA OSADA.
Comparte la Noticia :
 

Top