Últimas Noticias

27 de julio de 2017

Detienen a 18 de secta en China


La Policía en Changxing detuvo a 18 personas de un culto acusado en 2014 de golpear a una mujer hasta matarla.
La Policía china detuvo a 18 personas por formar parte, supuestamente, de un culto religioso prohibido y perseguido por las autoridades.

Se trata de la Iglesia del Dios Todopoderoso, una secta que nació a principios de los noventa en el país y que cree que Jesús reencarnó en una mujer china para salvar el mundo del apocalipsis.

Los arrestos se produjeron en el condado de Changxing, en la provincia oriental de Zhejiang, tras una investigación de las Fuerzas de Seguridad, según Xinhua.

La Policía incautó varios ordenadores portátiles y libros utilizados por el culto para difundir su mensaje.

Conocido en mandarín como Quannengshen, las actividades del grupo suscitaron un rechazo masivo entre la opinión pública al publicarse, en 2014, un video en las redes en el que cinco miembros de la secta golpeaban a una mujer de 35 años hasta la muerte en un restaurante de comida rápida después de que esta se negara a darles su número de teléfono.

Tras el incidente, varios miembros fueron detenidos y dos ellos fueron sentenciados a muerte y ejecutados poco después.

En la sentencia judicial, los acusados alegaron que la víctima estaba poseída por un espíritu maligno.

"Era un demonio y teníamos que acabar con ella", afirmó una de las condenadas.

Según la Policía china, la financiación de esta secta depende principalmente de las donaciones de sus miembros.

"Cuanto más alta es la cantidad, más derechos consigue la persona dentro del grupo y puede escalar posiciones", explicaron las autoridades, según Xinhua.

Beijing, antes incluso del incidente de 2014, defendió que la organización es ilegal porque aísla a los miembros de sus familiares y amigos y los presiona para que donen dinero a cambio de su salvación.

Cientos de personas han sido detenidas en redadas por todo el país durante los últimos años por supuestamente formar parte del grupo.

"Cada uno de los miembros estaba dispuesto a donar su dinero, y las cantidades oscilaban entre 10 mil yuanes (mil 270 euros) hasta decenas de miles de yuanes. Algunos de sus familiares han sufrido accidentes desafortunados y muchos están deprimidos", explicó Dong Jianfeng, jefe de Policía del condado.

China garantiza, sobre el papel, la libertad religiosa de sus ciudadanos, pero cuenta con una lista de cultos prohibidos al no estar controlados por el Partido Comunista.

Entre ellos está también Falun Gong, un culto con miles de seguidores sobre todo en el exilio que se define como una "práctica espiritual", pero que Beijing califica de secta satánica.
Reforma
Comparte la Noticia :
 

Top