Últimas Noticias

11 de junio de 2017

Un peso pesado del espionaje en Oaxaca ahora opera en Puebla a favor del morenovallismo



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Una pieza clave del proyecto de llevar a Martha Erika Alonso Hidalgo a la candidatura del PAN a la gubernatura y que pueda ganar la elección de 2018, es la presencia en Puebla de Olaf Iván Corro Labra, quien se hace cargo de las labores de espionaje desde el Poder Ejecutivo, una tarea en la que se inició en Oaxaca a mediados de los años 90 –bajo la tutela del entonces mandatario Diódoro Carrasco Altamirano– y que le costó ser considerado como un enemigo acérrimo de la familia Murad, que en dos ocasiones ha tenido el control de la gubernatura de esa entidad.

Olaf Iván Corro Labra, quien también ha sido operador del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se ha hecho cargo del Centro de Análisis y Prospectiva que se creó en el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas para realizar espionaje político y que tuvo como primer titular a Héctor Javier Arrona Urrea, quien actualmente es funcionario del ayuntamiento de la capital.

A diferencia de Héctor Arrona que era responsable solamente de las labores específicas de espionaje que le encomendaban, ahora Iván Corro ha concentrado toda la información de inteligencia que se recaba desde varias áreas del gobierno del estado.

Por esa razón la Dirección de Investigaciones Políticas, que se creó en el sexenio de Manuel Bartlett Díaz, luce desmantelada y su personal ha sido desplazado de las labores que antes realizaba.

Corro Labra forma parte del grupo de aproximadamente 50 políticos oaxaqueños que Diódoro Carrasco ha colocado en diferentes áreas de gobierno y que tienen como función primordial el operar a favor del proyecto de postular a Martha Erika Alonso en la candidatura del PAN.

Ello como parte de una estrategia en la cual Diódoro Carrasco, actual secretario general de Gobiero, se ha convertido en el principal vigilante y ejecutor del plan transexenal del ex mandatario poblano Rafael Moreno Valle Rosas, quien tiene como prioridad el que su grupo político conserve el control del Poder Ejecutivo en el siguiente periodo oficial.

Se dice que la principal encomienda recibida por el equipo de Corro Labra es detectar cualquier conflicto, grupo político o contrincantes dentro del PAN que pongan en riesgo la intención de la esposa de Rafael Moreno Valle de convertirse en la abanderada panista en 2018.

Para lo cual, dicen los enterados, Iván Corro hace su trabajo con la sofisticada tecnología italiana e israelita que se adquirió en el sexenio pasado para espiar a opositores, medios de comunicación y hasta integrantes del grupo mortenovallista.

Iván Corro ha apercido en algunas reuniones oficiales de seguridad pública, pero en general es un personaje que siempre evita los reflectores.

Su primera aparición pública en el estado de Puebla fue en septiembre de 2016, en un encuentro que Diódoro Carrasco –como secretario general de Gobierno de la administración morenovallista– sostuvo con 17 presidentes municipales de la región de Teziutlán. Ahí se le presentó como “asesor en meteria de seguridad pública e inteligencia”.

Con Iván Corro parece que se seguirá la misma dinámica del sexenio pasado, en que todo el aparato de inteligencia y espionaje parece estar dedicado al tema de localizar y anular a todos los contrincantes políticos del morenovallismo, en lugar de buscar combatir a las mafias del huachicol, el crecimiento delictivo y los escándalos de corrupción oficial.

Se inició espiando al EPR
Iván Corro era el secretario de Protección Ciudadana del gobierno de Oaxaca –a mediados de los años 90– cuando irrumpió con mayor fuerza el Ejército Popular Revolucionario (EPR), por lo cual le encomendaron crear y dirigir el Centro de Estudios Gubernamentales de Oaxaca.

Esa nueva instancia se dedicó al espionaje político y fue dotada de tecnología para la intercepción de llamadas telefónicas, así como de aparatos para realizar escuchas a largo alcance, que incluyó la instalación de cuatro grandes antenas para monitorear todas las comunicaciones en las comunidades en donde se concentraban las fuerzas del EPR.

Ese Centro de Estudios Gubernamentales en un inició se creó con el apoyo del entonces gobierno del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León y al parecer con asesoría de las agencias de seguridad de Estados Unidos que veía con preocupación el brote de grupos guerrilleros en México.

Más allá del tema de seguridad interna de Oaxaca, las labores de Corro Labra con el tiempo se especializaron en el espionaje político, hasta llegar al extremo de ser quien vigilaba a José Murad Casab, el sucesor de Diódoro Carrasco en la gubernatura de esa entidad.

El semanario Proceso, en su edición de agosto del año 2000 narró que, el 19 de junio de ese año, el entonces gobernador de Oaxaca, José Murad Casab, había localizado micrófonos en su propia oficina y su residencia oficial.

El mandatario, en un documento que envió al gobierno federal, responsabilizó de ese espionaje a Iván Corro Labra, Eduardo de la Vega y José Trinidad Rodríguez Ballesteros. Al final los involucrados no fueron objeto de ningún proceso legal.

La importancia del señalamiento de Murad Casab –padre del actual mandatario oaxaqueño Alejandro Murat Hinojosa– en contra de Iván Corro, es que en ese entonces el segundo de ellos era coordinador regional del sureste del Sistema Nacional de Seguridad Pública, como parte del equipo de Diódoro Carrasco, quien fue secretario de Gobernación de los dos últimos años de la administración de Ernesto Zedillo.

El trabajo de Iván Corro Labra –según la denuncia que en su momento hizo el entonces gobierno de José Murad– no se reducía a la colocación de micrófonos y pasar informes de conversaciones privadas, sino incluía que dicho operador se reunía con periodistas de diferentes regiones de Oaxaca para garantizar la difusión de noticias negativas en contra del entonces mandatario.

La anterior descripción pinta a Iván Corro como un peso pesado del espionaje y tácticas de desestabilización política. Ahora esas habilidades las ha puesto al servicio del morenovallismo.
Comparte la Noticia :
 

Top