Últimas Noticias

22 de junio de 2017

RMV registra inédito repunte en popularidad, pero no le alcanza para ser candidato presidencial





■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

La última encuesta de Consulta Mitofsky –publicada por El Economista– destaca por tres aspectos: Andrés Manuel López Obrador sigue siendo el mejor aspirante presidencial pese a la campaña negra que hubo en su contra por el proceso electoral del estado de México; la panista Margarita Zavala Gómez del Campo registra una fuerte caída en sus intenciones del voto y Rafael Moreno Valle Rosas, el ex gobernador de Puebla, experimenta un notable y hasta sorprendente repunte, pero que no le acaba de alcanzar para ganar la candidatura presidencial del PAN y para ser un postulante competitivo en la contienda electoral de 2018.

Mitofsky, la empresa del demoscopista Roy Campos, hizo nueve combinaciones entre los principales aspirantes a ser candidatos presidenciales, destacando que en todas las posibilidades gana López Obrador con más de 24 puntos, y expone que Margarita Zavala cayó 15 puntos en las preferencias en los últimos meses, mientras que Ricardo Anaya –presidente nacional del PAN– y Moreno Valle crecieron 8 y 15 puntos, respectivamente.

Pese a esos cambios, Margarita Zavala sigue siendo la mejor opción en el PAN, ya que solamente está a 3.5 puntos debajo de López Obrador, mientras que Ricardo Anaya se ubica a 4.5 puntos del tabasqueño y Moreno Valle a 5 puntos del líder de Morena, la cual es una calificación inédita para el ex mandatario poblano, quien siempre quedaba en tercero o quinto sitio de las mediciones. Nunca había llegado a un segundo lugar.

Dichas modificaciones plantean las interrogantes: ¿a qué se debe ese cambio?, ¿ese resultado ahora sí mete a Moreno Valle en la disputa real de la candidatura panista?, ¿podría ganar la elección de 2018 en caso de lograr la nominación del albiazul?, ¿qué tanto influyó el resultado del estado de México?

Fuera del análisis de Mitofsky se podría interpretar ese cambio a partir de tres factores:

Primero: en el PAN existe una polarización entre Margarita Zavala y Ricardo Anaya que se agudizó luego de las pasadas derrotas electorales del albiazul en Coahuila y el estado de México, en donde ambos perdieron popularidad por enfrentarse públicamente, sobre todo por los ataques de la ex primera dama lanzó en contra del presidente del blanquiazul.

Ambos le apostaban a que si Acción Nacional ganaba en esos comicios, sobre todo en el estado de México, podían utilizar el resultado para potencializar sus mensajes de que son la mejor opción para derrotar al PRI y a López Obrador. Ahora entre los dos se culpan de que la candidata albiazul, Josefina Vásquez Mota, quedó en un penoso cuarto lugar.

Esa condición ha beneficiado a Moreno Valle, ya que él ha quedado fuera de ese pleito y del desgaste de imagen.

Incluso se sabe que la principal apuesta del ex gobernador de Puebla es que escale el conflicto, la confrontación, entre Zavala y Anaya, para que entonces él aparezca como la tercera opción dentro del PAN para ser candidato presidencial, y como un posible artífice de la cohesión de los grupos del albiazul.

Segundo: está rindiendo frutos la campaña propagandística de Moreno Valle, que se apoya en la difusión de su autobiografía titulada La fuerza del cambio, que le permite ir poco a poco sumando apoyos de la militancia panista e imponer una imagen positiva en la población en general, al mostrarse como un político que está fuera del fiero enfrentamiento entre el presidente nacional del partido y la esposa del ex presidente Felipe Calderón.

Tercero: las fuerzas internas del PAN que son detractoras del morenovallismo, encabezadas por El Yunque, han desplegado una pobre ofensiva contra el ex gobernador de Puebla y no han logrado que permee en la militancia de todo el país la advertencia del carácter autoritario y represor de Moreno Valle, mismo que sufrieron principalmente los líderes del panismo tradicional en la entidad.

Todos estos factores ya metieron a Moreno Valle, por primera vez, en la lucha real por la candidatura presidencial del PAN, pero todavía no le alcanza.

Para que el ex gobernador de Puebla rebase a sus adversarios tienen que suceder cuatro circunstancias:

Que siga el derrumbe de las simpatías hacia Margarita Zavala, por lo menos unos 5 puntos, algo que parece complicado, pues la esposa del ex presidente Calderón ya sufrió muchos ataques que han dañado su buen posicionamiento, pero no la eliminan como la principal contendiente de Andrés Manuel López Obrador.

Que Ricardo Anaya ya no crezca en las intenciones del voto. Ese escenario se podría dar si brotara una rebelión en su contra dentro del PAN, algo que se pensaba que sucedería en los días posteriores a la derrota del estado de México, lo cual no se dio y ahora parece lejana esa posibilidad.

Que Moreno Valle encuentre nuevos canales que mejoren su imagen, algo que se antoja complejo, ya que al ex gobernador de Puebla no le gusta debatir, hacer propuestas audaces ni dialogar con la gente.

Que no crezca el escándalo de que Moreno Valle como gobernador de Puebla dejó crecer el robo de combustible en el estado.

Parecería que Moreno Valle está tocando su techo de popularidad y no tiene muchos elementos, por ahora, para crecer más que sus adversarios.
Comparte la Noticia :
 

Top