Últimas Noticias

14 de junio de 2017

Novela por entregas El Espejo Maldito Por Rodolfo Herrera Charolet



El intenso olor a tierra mojada cuando acaba de llover, acompañaba el perfume rancio de las paredes húmedas que llenaba la celda. Cuando entre los árboles del huerto se levantaba la brisa, llegaba por la ventana abierta el aroma de la floración de los agavanzos y el delicado perfume de las lilas. Desde la ventana del reducido cuarto, un monje rollizo, de barba montaraz y manos de mazo, observaba los arbustos espinosos y perennes de los agavanzos, flores de cinco pétalos de color rosa pálido en pequeños ramilletes. En el fondo del dormitorio, sostenido con una alcayata, un espejo en el que de vez en cuando se reflejada la imagen del monje, su espalda y frente a él una luz mortecina rebotando del crepúsculo que entraba por la ventana.

Gisleno muchos años antes, cuando recibió el espejo, decidió no desempacarlo, sin embargo ese día lo hizo para mirarlo antes de entregarlo a su nueva custodia, cuando creía que su tiempo había llegado. Poco antes de adoptar esa posición, en espera de algo o alguien, el monje se vio reflejado en la reliquia, observó su rostro fundido sobre la superficie negra que parecía tragarlo. En esas se encontraba, cuando repentinamente se estremeció y fue entonces cuando cerró los ojos oprimiendo los parpados con sus dedos, como si tratara de despertar y salir de una pesadilla.
–¡Gisleno! –La voz femenina lo sacó de ese trance siniestro.
–¡Uff! – Exclamó, alertado por la voz y seña de la dama que se encontraba del otro lado de la ventana.
Se decía que el monje era ya demasiado viejo y era visitado por las monjas sin ningún peligro o tentación. Claudine Aléxandrine de Guérin profesó sus votos en el monasterio de las Dominicas de Montfleury. Fue llevada a la fuerza para ser enclaustrada y sin experiencia de hombres a la edad de ocho años, para convertirse entre esas viejas paredes, en un bocado apetitoso por quienes deberían cuidar de su recato. Así que pronto fue iniciada en las artes amatorias en Prouilhe, que seguía siendo el pueblito que escogió Santo Domingo de Guzmán para fundar su monasterio de monjas en el año 1206 de nuestro señor. Las paredes escurrían humedad y se habían guardado entre ellas, los testimonios de cinco siglos de costumbres lésbicas de las monjas. Para Claudine escapar de ese lugar fue la primera decisión sensata que tomó, para lanzarse hacia el mundo que la esperaba, conocer el ambiente parisino en donde todo cambiaba; el centro de la realeza, las comidas y los buenos vinos. El asunto de Gisleno, era por si acaso, un refrendo de gratitud hacia quien había sido su confesor y le había aconsejado su escape. Así que sus encuentros recurrentes sin peligro, motivaron sus confidencias.
–Este objeto es la mejor obra del demonio; lo mejor que he conocido hasta ahora. –Dijo Gisleno, aún aturdido del trance que le había inquietado el alma, si es que aún tenía alguna. –Su maldad es demasiado grande y desatinada para el alma. Nadie ha escapado de su maldición.
–¿Por qué yo? –Suplicó Claudine.
–¿Y quién más si mi tiempo ha llegado?, –contestó el monje que se llevó la mano a un costado de su cuerpo y tomó la bota de vino para beber un trago apresurado.
–Creo que mejor lo conservo para mí, – dijo la dama, echando hacia atrás la cabeza con la postura tan singular, de mujer decidida pero echando mano de todo su valor para ocultar el temor que le despertaba tener en sus manos reliquia–. ¡Sí… me lo quedaré!
Gisleno encogió los hombros con ademán de no importarle el asunto. Estaba extrañamente relajado a causa de la embriaguez que empezaba a invadir su viejo cuerpo.
–¡No! Claudine. No es mi intención. Sé que va a reírse de mí. – replicó–. Pero le aseguro que no puedo dejar de pensar en la carga que le dejo acuestas. He puesto demasiada confianza en usted, a pesar de su juventud. Estos objetos deben llegar a manos del inmortal y sobra decirle que no necesita ser buscado quien le encuentra.
–¡Inmortal! –susurró Claudine y soltó una risa entre nerviosa y de incredulidad. Sabía que el monje no mentía, pero… ahora estaba borracho.
Gisleno se tambaleó al dar unos pasos, para recargarse en el tronco de un árbol, dándole la espalda a Claudine.
–Sí, ya sabía que se reiría; pero a pesar de todo, es verdad. En ese espejo hay demasiado de nosotros mismos. Palabra de hombre de Dios. Si nos miramos en él, pronto nuestra alma quedará atrapada y no habrá nada ni nadie que evite ver el error que encierra la profundidad del lago negro. Solo el inmortal puede destruirlo y a él la daga de pájaros.
Claudine seguía incrédula, petrificada. Aquello escapaba a cualquier razonamiento lógico. Así que se aventuró en preguntar.
–¡Hay prueba de ello! ¿Quién es el inmortal?
–No me ha entendido, madame Claudine, –contestó el monje–. Naturalmente que no hay prueba de ello, porque nadie que se ha reflejado sobre su superficie ha vivido para entregarlo al inmortal. Le estoy diciendo la verdad. En esto hay una buena dosis de fatalidad. El espejo encierra una maldición. Fatalidad que se ha prolongado por más de una generación y en más de una vida. De sus pasos, poco se sabe, pero lo que no ha cambiado, es el destino inevitable de sus víctimas.
–¡Exageraciones! –Comentó Claudine–. Son inventos de la gente.
–¡Si mi señora! Se dice que fue un regalo de Basileus a la bella Maura, que habitaba a un lado del Gran Canal de Venecia, una de las mujeres más bellas de quien esperaba sus favores.
–¡Basileus! ¿Con que ése es el nombre del canalla que hizo esto? –Preguntó Claudine, dirigiéndose hacia Gisleno que no hizo mayor comentario y con paso errático se dirigió hacia la sombra de un frondoso árbol.
–Claudine miró hacia el lienzo que cubría el espejo y por un momento dudó en recibirlo, al devolver la mirada hacia Gisleno. El monje había desaparecido. Consternada miró a su alrededor, sin menor seña del hombrecillo. Tomo su carga y partió con ella rumbo a París, en donde su hermana la esperaba, pero antes… a su paso, entregar esa reliquia al “inmortal” al que apodaban Valecholet.
Prouilhe 1711

Comparte la Noticia :
 

Top