Últimas Noticias

8 de junio de 2017

Los océanos celebran su Día entre basura

Los océanos cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y ocho millones de toneladas de plástico llegan a sus aguas cada año.

Es posible encontrar plásticos en todos los océanos del mundo, desde el Ártico hasta el Antártico. No en vano, Greenpeace denuncia cinco áreas de concentración con la apariencia de "islas" o "sopas" de plástico en las zonas donde convergen las corrientes marinas: una en el Índico, dos en el Atlántico y dos en el Pacífico.

El porcentaje de trozos de plástico que flota en la superficie de océanos y mares se ha incrementado más de 100 veces en los últimos 40 años, según la Asociación Ambiente Europeo, que ha creado el proyecto 'Mar Sana' para concienciar sobre este impacto ambiental.

"Los peces se comen el plástico, nosotros nos comemos los peces, y nosotros nos estamos comiendo nuestra propia basura", comentan desde la organización.

La ingesta de este material les "causa importantes trastornos que, a menudo, resulta ser la causa del fallecimiento de gran cantidad de animales", ha asegurado la asociación, que cifra en 100.000 el número, solo de mamíferos marinos, que mueren cada año por esta causa.

Entre los objetos más frecuentes vertidos en el océano, se calcula que una botella de plástico tardaría, al menos, 500 años en degradarse en el fondo marino, un tiempo equiparable al que ha pasado desde que nació Cervantes. Incluso más tardaría un hilo de pesca, que se descompondría en 600 años aproximadamente, tanto como el tiempo que hace desde que Colón llegó a América.

El tiempo de degradación del plástico depende de su composición y de las condiciones ambientales a las que se expone (luz solar, oxígeno, agentes externos) y, como señala Greenpeace, la descomposición del plástico en los océanos es mucho más lenta que en tierra.

Los océanos, amenazados por la falta de oxígeno

Dramáticas caídas en el oxígeno oceánico, que causan extinciones masivas de la vida en el mar, llegan a su fin de forma natural, pero es algo que tarda alrededor de un millón de años en producirse.

El agotamiento del oxígeno en los océanos se conoce como "anoxia", y los científicos de la Universidad de Exeter han estado estudiando cómo terminan los períodos de anoxia.

Encontraron que la caída en el oxígeno hace que más carbono orgánico sea enterrado en el sedimento en el fondo del océano, conduciendo eventualmente al aumento del oxígeno en la atmósfera, que en última instancia reoxigena el océano.

Los científicos creen que el océano moderno está "al borde de la anoxia" y los investigadores de Exeter dicen que es "crítico" limitar las emisiones de carbono para evitar esto.

Soluciones a la vista

Greenpeace considera que los países de la Unión Europea tienen en los próximos meses “una oportunidad de oro para cambiar las reglas del juego”. Bajo el plan de acción de economía circular, la UE está actualmente revisando las directivas relativas a residuos, incluyendo los plásticos.

"El problema de los plásticos es tan grande y extenso que no basta solo con reciclar. Hay que cerrar el grifo del plástico y optar fuertemente por la reducción y reutilización", apuntó Elvira Jiménez, responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace, quien recalcó: “La responsabilidad no pasa sólo por los consumidores. Las empresas que producen estos productos y los políticos que legislan a estas empresas deben actuar y apostar por la innovación y las alternativas”.
Te Interesa.es
Comparte la Noticia :
 

Top