Últimas Noticias

8 de junio de 2017

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, pierde la mayoría absoluta en las elecciones

Si el sondeo a pie de urna acierta, Theresa May se llevaría un duro golpe. Si bien repetiría como primera ministra, perdería la mayoría absoluta (de 326 escaños) después de que el Partido Conservador ganase las elecciones legislativas del Reino Unido con solo 314 escaños en la Cámara de los Comunes. En cambio, su rival, el Partido Laborista de Jeremy Corbyn, sería el ganador moral de la jornada al obtener 266 escaños (un aumento de 34) en Westminster.

De este modo, los resultados presentan lo que se conoce como un Parlamento “colgado” o bloqueado -sin ganador por mayoría absoluta-, lo que obligaría a los conservadores a pactar con otras formaciones para legislar. Así, mientras los tories serían los responsables de llevar las riendas de las negociaciones de la salida del país de la Unión Europea y hacer frente al desafío yihadista, tras los recientes atentados en Londres y Manchester, no podrían hacerlo solos y reforzados, como pretendía la premier cuando convocó los comicios anticipados el 18 de abril.

Los conservadores se quedan a 12 escaños de la mayoría absoluta parlamentaria, de 323 o 326 escaños

Los conservadores se quedan a 12 escaños de la mayoría absoluta parlamentaria, de 323 o 326 escaños. En el momento de la disolución del Parlamento en mayo, los tories tenían 330 escaños en una cámara baja de 650, frente a los 229 del Partido Laborista, primer grupo de la oposición británica. May ha perdido su apuesta, la líder británica buscaba sumar más asientos que le ayudasen a dar luz verde de forma más contundente a los proyectos de ley, especialmente a todo lo relacionado con el Brexit, sobre el cual los conservadores optan por una opción más dura que los laboristas.

Respecto a las demás formaciones, el independentista SNP escocés, liderado por la ministra principal de la región, Nicola Sturgeon, es el segundo perdedor moral de la jornada al quedarse con 34 escaños, y perder la histórica mayoría de 54 asientos en el Parlamento de Londres que consiguió en 2015, de un total de 59 que corresponden a Escocia en los Comunes. Su retroceso se podría explicar por el voto útil a los laboristas, considerados mejores negociadores para Escocia ante Europa durante el Brexit que Sturgeon, quien quiere convocar un segundo referéndum de independencia.

El Partido Liberal Demócrata de Tim Farron, por su parte, ha conseguido su propósito al aumentar sus escaños de 8 a 14. Mientras que el eurófobo UKIP, que desde el plebiscito sobre pertenencia a la UE del 23 de junio de 2016 ha perdido fuelle, no ha conseguido colocar ningún diputado en los Comunes.
En cuanto a las alianzas que podrían negociar los tories ante un Parlamento bloqueado, la coalición con el Partido Liberaldemócrata sería una posibilidad si se sigue el ejemplo de los comicios de 2010. Sin embargo, es un escenario poco probable para este año, ya que los liberales son fervientes defensores de la permanencia al bloque comunitario y quieren convocar un segundo referéndum sobre el Brexit.

En caso de perder la mayoría conservadora, aparte de representar un auténtico fracaso para Theresa May, también podría provocar su dimisión como primera ministra. La líder británica se presentaba por primera vez a las elecciones desde que asumiera su cargo al suceder a David Cameron, quien dimitió tras perder el referéndum del Brexit del 23 de junio de 2015.
A mediados de la campaña electoral, May llegó a decir que en caso de perder 6 escaños ya habría “perdido” las elecciones, “y Jeremy Corbyn se sentará para negociar con Europa”, en referencia a las conversaciones para la salida del país del bloque comunitario.

Los cerca de 40.000 colegios electorales a los que están llamados a votar 46,9 millones de británicos en los comicios abrieron sus puertas a las 07.00 hora local (06.00 GMT), hasta las 22.00 horas (21.00 GMT), en una jornada que se ha desarrollado sin incidentes.
Fuente: La Vanguardia 
Comparte la Noticia :
 

Top