Últimas Noticias

23 de junio de 2017

Hombres con falda para pedir que les dejen llevar pantalones cortos en el trabajo

Los trabajadores de la empresa de transportes Semitan esperan todas las mañanas el tranvía vestidos con falda, en Nantes, al Noroeste de Francia. Es su forma de protestar contra la compañía que les prohibe llevar pantalones cortos incluso en el verano más caluroso.
“La falda forma parte de la vestimenta reglamentaria de nuestras colegas mujeres y nosotros no queremos ser diferentes”, explica Gabriel Magner, representante de los trabajadores de esta empresa de autobuses, al diario Le Parisien.

Reino Unido se suma al movimiento

La ola de calor que asola España tampoco da descanso al centro de Europa. Los trabajadores denuncian que las temperaturas dentro de los autobuses y tranvías llegan a alcanzar los 50 grados. Una situación que deben aguantar durante horas.
Esta reivindicación comenzó hace ya unos años, en 2013, cuando solicitaron a la compañía poder llevar bermudas a partir de determinadas temperaturas. Este verano sus peticiones se han vuelto virales y la situación insostenible.

Esta misma semana, en Reino Unido se han dado dos casos parecidos: en un Colegio de Exeter y con un trabajador de un call-centre.



En el suroeste de Inglaterra, algunos alumnos de la Academia ISCA pidieron permiso a su colegio para modificar el uniforme y poder sobrellevar las altas temperaturas que están sufriendo estos días.

Tras la negativa del centro, los niños, a modo de protesta, decidieron ir en falda a clase como sus compañeras.“No nos permiten usar shorts, pero yo no voy a estar en pantalón largo todo el día, hace bastante calor”, declaró uno de los jóvenes.

Al trabajo con vestido

Otro caso muy comentado es el del británico de 20 años, Joey Barge, que fue a su trabajo, en un call-centre, en bermudas. Cuando llegó a la oficina, le hicieron volver a casa a cambiarse y eso hizo. Se puso un vestido de su madre y regresó a su puesto.

Gracias a sus protestas y su nuevo atuendo, los encargados recapacitaron y permitieron que los hombres, a partir de ese momento pudieran llevar pantalones cortos.

“Me dijeron que era un poco demasiado colorido y me preguntaron si quería irme a casa a cambiarme, porque ya dejaban vestir pantalones cortos gracias a mi ‘protesta’, pero les dije que estaba bien así”, explicó Barge en declaraciones a MailOnline.

Fuente: Te Interesa.es/ IRENE BENITO, Madrid.
Comparte la Noticia :
 

Top