Últimas Noticias

27 de junio de 2017

Frente opositor nace dividido; elecciones presidenciales de 2018

Nayarit (1999 y 2017), Chiapas (2000), Yucatán (2001), Sinaloa (2010), Puebla (2010), Oaxaca (2010 y 2016), Baja California (2013), Durango (2016), Zacatecas (2016), Veracruz (2016 y 2017) y Quintana Roo (2016) han sido escenario de alianzas PAN-PRD. Foto: Archivo
CIUDAD DE MÉXICO.

El frente opositor impulsado principalmente por el PRD y el PAN está partido rumbo a las elecciones presidenciales de 2018, debido a diferencias “irreconciliables”.

Con base en la definición de principios de cada partido, aborto, matrimonios igualitarios, política fiscal, estrategia energética y el uso de subsidios y deuda son temas que frenan la concreción de una plataforma en común.

Por ejemplo, mientras el PAN establece que “la vida y la dignidad del ser humano deben protegerse y respetarse desde el momento de su concepción hasta su muerte natural”, el PRD define que “pugnamos por el acceso de las mujeres al pleno ejercicio de sus derechos humanos, políticos, sexuales, reproductivos y a decidir de manera libre e informada sobre su cuerpo”.

De igual manera, mientras senadores perredistas, como Dolores Padierna y Luis Sánchez, consideran que ambos partidos “somos irreconciliables” y que los panistas “no son diferentes a los priistas”, senadores del PAN, entre ellos Ernesto Ruffo y Jorge Luis Lavalle, destacan que el esquema de alianzas da resultados.

“No se trata de reconciliar ideologías, sino de instalar un nuevo sistema político”, explicó Ruffo.

VEN POSICIONES IRRECONCILIABLES
Los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática registran diferencias irreconciliables en diversas aristas de su concepción de gobierno, como el aborto, los matrimonios igualitarios, la política fiscal, la estratégica energética y el uso de subsidios y deuda, pero ahora impulsan un frente contra el PRI.

Con base en la definición de los principios de cada uno de los partidos se observan algunas posiciones totalmente opuestas.

En el caso del aborto, el PAN establece que “la vida y la dignidad del ser humano deben protegerse y respetarse desde el momento de su concepción hasta su muerte natural; el PRD define que “pugnamos por el acceso de las mujeres al pleno ejercicio de sus derechos humanos, políticos, sexuales, reproductivos y a decidir de manera libre e informada sobre su cuerpo.”

Respecto de la concepción de la familia, y por lo tanto la aceptación de la diversidad sexual en formación de familias, el PAN concibe a la familia como el cauce principal de la solidaridad entre generaciones y la visualiza como la unión de un hombre y una mujer, que procrean hijos.

El PRD dice que “ratificamos nuestro compromiso de garantizar el pleno ejercicio de todos los derechos de las poblaciones Lésbico, Gay, Transexual, Transgénero, Travesti, Bisexual e Intersexual y otro tipo de orientación sexual, oponiéndonos a cualquier forma de discriminación en los ámbitos laboral, civil, familiar, gubernamental o en cualquier otra esfera de la vida social y política”.

ECONOMÍA

En materia económica, el PAN establece, entre otros principios que “el acceso de las personas a la propiedad y a la formación de un patrimonio es la base material de su desarrollo integral y la garantía de su dignidad. Ello tiene que apoyarse en un marco institucional que garantice el derecho a la propiedad y que dé certeza jurídica a la personal en su participación en las actividades económicas.

(…) La economía social de mercado supone una política fiscal responsable, con finanzas públicas sanas que permitan el crecimiento sólido y estable de la actividad económica y equilibren el beneficio de las generaciones actuales y futuras. (…) Para el desarrollo humano sustentable, los seres humanos no son meros beneficiarios de programas sociales, sino verdaderos agentes de cambio en el proceso”, dice.

Y los perredistas tienen otra visión,

El PRD, desde su fundación, considera que el Estado debe tener la rectoría e intervención en las áreas estratégicas fundamentales y prioritarias del sector productivo, como son alimentación, producción de energías limpias, telecomunicaciones, procesos de alta tecnología, infraestructura, medios de comunicación, sistemas financieros y transferencia tecnológica para el desarrollo nacional y regional. Refrendamos la propiedad y dominio para la nación de los hidrocarburos y espectro radioeléctrico y la recuperación de bienes fundamentales que garanticen nuestra soberanía. El Partido se opone a todo tipo de privatización”, dice.
DISCREPANCIA

Para Dolores Padierna, coordinadora de los senadores del PRD y dirigente de la corriente Izquierda Democrática Nacional, “por supuesto que somos irreconciliables en materia de programa de gobierno. Nosotros planteamos la democratización completa de la economía, para que haya un reparto justo de la riqueza, el PAN es un modelo neoliberal, que ha luchado siempre por la concentración de la riqueza en unos pocos.

Nosotros hemos luchado por el aumento salarial, por bajar los impuestos, las tarifas a la gente y el PAN, cuando ha sido gobierno de la República, ha aumentado los impuestos y ha aumentado las tarifas. Permitió la privatización del petróleo, votó todas las reformas estructurales y nunca ha aceptado el aumento de los salarios en el país.

En desarrollo social tenemos visiones diametralmente opuestas, que nosotros estamos pensando los derechos sociales universales y ellos piensan en una política social focalizada, en unos pocos; no lo ven como un derecho al agua, al desarrollo y que sea universal. Y así cada materia podemos encontrar diferencias importantes, sino irreconciliables”, explica.

Para Luis Sánchez, vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado y dirigente de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) del PRD, es imposible que se reconcilien estas posiciones entre la derecha y la izquierda: “Nosotros ya hemos visto cómo gobierna y no son diferentes al PRI; nosotros tenemos una idea de gobierno que se centra en las personas; ellos se centran en el mercado y en la riqueza de unos cuantos”.

Ernesto Ruffo, senador del PAN, dijo que “no se trata de reconciliar ideologías, sino que es tal la circunstancia nacional, ya que este sistema político nuestro se ha ido agotando, ahogado en la corrupción, que nos urge instalar un sistema político nuevo, que es un marco general distinto, seguro tendrá que ver con la transparencia, con las mejores formas para la seguridad, para el control de las finanzas públicas.

Estamos hablando de un nuevo gobierno que siente bases para pues ese nuevo sistema que necesitamos construir, que está por encima de ideologías políticas”.

Por su parte, el senador Jorge Luis Lavalle, explica que “el esquema de alianzas estatales y municipales que se ha dado entre el PAN y el PRD han dado buenos resultados.”
Fuente: Excélsior
Comparte la Noticia :
 

Top