Últimas Noticias

15 de junio de 2017

Extravío del PRI, buscar una alianza con el Panal; se olvida de sus verdaderos líderes

■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Con dolor despedimos a nuestro colega y amigo Francisco Ortega, que inició su camino a otra vida.

La dirigencia estatal del PRI sorprendió al anunciar que buscará restituir sus alianzas electorales con el Panal, el partido del magisterio, el mismo que es controlado –por lo menos en el caso de Puebla– por el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas. Tal situación exhibe el extravío en que vive la cúpula priista, que en lugar de experimentar en estrategia fallidas tendría que estar reagrupando a los verdaderos líderes del partido, los que se mantienen leales y no han sucumbido a la compra de conciencias del morenovallismo.

Ejemplos de esos líderes hay muchos, como es el caso de Armando Díaz Arteaga, quien fuera asistente personal del ex gobernador Alfredo Toxqui Fernández de Lara, tiene una militancia de 47 años en el PRI y actualmente es delegado regional del partido en Ciudad Serdán.

Díaz Arteaga tiene el mérito de que recientemente logró renovar 17 comités municipales del PRI en la región de Ciudad Serdán, controlando amenazas de escisiones y conciliando intereses, en una demarcación que es complicada por ser dominada por diferentes facciones cercanas a la familia del ex gobernador Melquiades Morales Flores.

Con ese resultado, Díaz Arteaga tendría que ser aspirante a ser candidato a diputado, pues es un ejemplo de trabajo a favor del PRI.

El trabajo de Díaz Arteaga contrasta con lo ocurrido en otros distritos, en donde el proceso de elección de los nuevos comités locales del PRI acabó de dividir y enfrentar a los grupos regionales del tricolor.

En una época en que domina, por lo menos en el caso de Puebla, la expresión de sentir vergüenza por ser parte del PRI, ya que docenas de sus líderes y operadores migraron al morenovallismo o están intentando hacerlo hacia Morena, la dirigencia estatal del tricolor debería estar en un proceso de vigorizar del sentido de pertenencia e identidad con este partido político.

Eso no ocurre porque los miembros del Comité Directivo Estatal del PRI casi no conviven con las bases del partido. Solamente se destinan dos días a la semana –y no siempre– para que el presidente del tricolor, Jorge Estefan Chidiac, realice labores de campo para encontrarse con grupos regionales del partido, lo cual es un espacio insignificante para lograr tener una comunicación con las bases de los 217 municipios de la entidad.

Hacer un llamado para formar una alianza del Revolucionario Institucional y el Panal en Puebla es como pedir que palestinos e israelitas formen un mismo equipo de futbol. ¿O en el tricolor no están enterados de que el líder nacional del Partido Nueva Alianza, Luis Castro, es un ferviente morenovallista?
Comparte la Noticia :
 

Top