Últimas Noticias

12 de junio de 2017

DÍA MUNDIAL CONTRA LA EXPLOTACIÓN INFANTIL


En minas, con animales salvajes...millones de niños sufren explotación laboral.

POR.ANABEL LEAL.

Este año el Día mundial contra el trabajo infantil está dedicado al impacto de los conflictos y catástrofes
explotación infantil
En torno a 168 millones de niños en todo el mundo es objeto de explotación en su trabajo, según datos de Unicef, lo que constituye una auténtica violación de la Convención sobre los Derechos del Niño y de las normas internacionales del trabajo. Además, casi tres cuartas partes de ellos trabajan en entornos peligrosos, como minas y fábricas, o manipulan sustancias peligrosas.

La mayoría de los trabajadores infantiles son “invisibles”, es decir se los mantiene apartados de la vista y fuera del alcance de la ley. A muchos de estos niños no solo se los explota, sino que se les niega la educación, los cuidados básicos de salud, una nutrición adecuada, el tiempo libre y la seguridad de sus familias y comunidades. En general, el trabajo doméstico de las niñas es el más invisible de todos, y algunos datos indican que las niñas suponen el grueso de los trabajadores infantiles.


El Convenio núm. 138 de la OIT establece una edad mínima de admisión a los diferentes tipos de empleo:

15 años de edad para incorporarse al trabajo ordinario
18 años de edad para incorporarse al trabajo peligroso
13 años de edad para incorporarse al trabajo ligero
Sin embargo, no son pocos los trabajos peligrosos que desempeñan los niños en el mundo: en la construcción, en las minas y canteras, en la demolición o en excavaciones de galerías subterráneas. También trabajan para el sector del petróleo y colaboran en la extracción de recursos naturales, en zoológicos con animales salvajes o venenosos y en ocupaciones relacionadas con la extinción y la prevención de incendios forestales.

Muchos también se ven obligados a trabajar para la industria, donde se emplean sustancias muy tóxicas, corrosivas o explosivas y donde se pueden ver expuestos al plomo. También son empleados en la pesca en aguas profundas o en alta mar, así como en la investigación experimental como cobayas humanas.

Además, muchos son incluidos en trabajos agrícolas en contacto con pesticidas, forzados a ser jinetes en carreras de camellos, o a conducir vehículos industriales como montacargas. Trabajan en prisiones y hospitales psiquiátricos, en bares y hoteles en turnos de noche, en alturas peligrosas o espacios confitados…

Este año el Día mundial contra el trabajo infantil está dedicado al impacto de los conflictos y catástrofes, y es que muchos de los 168 millones de niños víctimas del trabajo infantil viven en zonas afectadas por conflictos y catástrofes. En estas situaciones, los niños participan en formas peligrosas de trabajo infantil que conllevan grandes riesgos para su salud, su seguridad y su bienestar. Así pues, los niños que trabajan en minas, que retiran escombros o recuperan metal y minerales en zonas destrozadas por conflictos, o los niños refugiados que trabajan en las calles o en la agricultura, todos ellos están expuestos a altos niveles de peligro.

Así, mientras que el mundo se esfuerza por lograr la eliminación del trabajo infantil para 2025, toca este 2017 unir nuestras fuerzas en este Día mundial para acabar con el trabajo infantil en las zonas afectadas por conflictos y catástrofes.
Te Interesa.es
Comparte la Noticia :
 

Top