Últimas Noticias

20 de junio de 2017

Desestabilizar a Puebla Por Alejandro Mondragón



Nadie puede negar la crisis de seguridad en Puebla capital y su zona conurbada, pero tampoco hay que ser ingenuos para ubicar algunas manos que mecen la cuna del enojo social por la delincuencia.

Como en Cuba, conforme se acerca el parto, aparecen las paternidades por los beneficios que traerá el chamaco o chiquitica.

Aquí se aplicaría algo más elemental: la disputa por la candidatura de izquierda (Morena) a la gubernatura en el 2018.

El objetivo está marcado: desestabilizar al gobierno del alcalde Luis Banck, una de las cartas del morenovallismo, grupo hegemónico en Puebla. Lograrlo es debilitar al gobernador Antonio Gali.

¿Les preocupan los poblanos?

Para nada, los grupos políticos construyen su base social a partir del hartazgo popular por la inseguridad. Mismo modelo del Estado de México con el tema del gasolinazo.

¿Ahora contextualiza la convocatoria en redes sociales a las campañas de linchamiento de delincuentes? La justicia con sus propias manos, como fue el saqueo de tiendas en enero del 2017 para desquitarse del alza en los combustibles.

Para el análisis: detrás de cada asalto, robo o agresión siempre aparece alguien con video para subir el hecho delictivo a las redes sociales, de manera directa o a través de algunas cuentas de comunicadores cercanos.

El error fue creer que la inseguridad se resolvería con un cambio de secretario, pues ahora se desafía todos los días a la autoridad a resolver desde el robo de un celular, hasta el saqueo de una bodega de la BUAP por parte de un comando.

Pero es hora de ponerle nombre y apellido: El Movimiento de Alternativa Social, encabezado por Marco Mazatle, convocó desde hace un mes y para el 9 de julio a una marcha contra la inseguridad.

Desde que se anunció la movilización, la indignación popular ha ido en aumento, mientras cuentas ligadas a morenovallistas exhiben a las autoridades de frívolas, rebasadas por la delincuencia.

Las redes sociales están que arden con el tema de la inseguridad, porque del otro lado la izquierda se subió al carro de la manifestación del MAS para construir en el hartazgo, sus proyectos políticos personales.

Las huellas de la politización de la inseguridad en Puebla quedaron en evidencia esta misma semana. La suma a la marcha del PRD con Socorro Quezada, operadora del senador Luis Miguel Barbosa quien busca la candidatura de Morena a la gubernatura.

La incorporación del grupo de Barbosa obligó que el autor intelectual de otra parte de la campaña contra el edil Banck se quitara la máscara: Alejandro Armenta Mier.

Urgido por construir una base para impulsar su candidatura en Morena, Armenta no ha escatimado en montar una campaña propagandística digital para echarle a los poblanos encima al gobierno.

Medios digitales se han prestado a construir el clima de hartazgo por la insoportable inseguridad. Ahí están los casos de Contrastes, Parabólica, Los Informales, El Popular y La Jornada de Oriente, por mencionar unos casos detectados.

La mano de Alejandro Armenta estaba presente ahí, sin mostrarse, pero no le quedó otra más que dejarse ver como el mecedor de la cuna del hartazgo por la inseguridad, mientras que la campaña para exhibir frivolidad de la autoridad ante este hecho tiene sin duda la manufactura de la burbuja morenovallista que sigue sin aceptar la alianza de Banck con Tony Gali, Moreno Valle y Martha Érika Alonso, por encima de ellos, claro.

Algunos morenovallistas quieren mostrar que en el pasado reciente no se sabían estos hechos delictivos, porque ellos controlaban todo.

Los grupos políticos no quieren resolver la crisis de seguridad, vienen por la ingobernabilidad de Puebla.

Es la lucha por el poder, no más, no menos.

En otras palabras, primero Banck, luego Gali.



Comparte la Noticia :
 

Top