Últimas Noticias

21 de junio de 2017

Daniela Migoya, beneficiaria de los acuerdos entre RMV y el Grupo Atlacomulco



■ CUITLATLÁN.Por Fermín Alejandro García.

Una de las principales beneficiarias de los acuerdos que existen entre el Grupo Atlacomulco y el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas es Daniela Migoya Mastretta, la delgada de Semarnat en Puebla, quien se ha destacado por proteger los intereses del grupo morenovallista y al mismo tiempo, es intocable en el gobierno federal, pese a que se han documentado supuestos abusos de esta servidora pública en materia de protección del medio ambiente.

Lo anterior se ha constatado en la abusiva autorización que se otorgó al consorcio Sadasi para que tala mil 200 árboles de encino en la zona de La Calera, en donde se pretende continuar con un jugoso negocio inmobiliario en el que tendría participación Federico Bautista, quien mediante un despacho privado fue el principal artífice de las megaobras que se hicieron en el sexenio de Rafael Moreno Valle Rosas.

Resulta que el asunto de Sadasi ha llegado a los tribunales federales y existe la posibilidad de que se evidencie una serie de abusos y anomalías en los permisos otorgados a esta empresa. En este tema tenían igual responsabilidad Daniela Migoya, en su calidad de delegada de Semarnat, y Laura Zapata, quien era la titular de la Profepa en el estado.

De manera poco clara, Laura Zapata hace unos días dejó la delegación de Procuraduría Federal de Protección del Medio Ambiente, mientras que Daniela Migoya se mantiene en su cargo.

Ambientalistas consultados indican que la salida de la responsable de Profepa fue una decisión correcta –tomada en las altas instancias del gobierno federal– por las supuestas anomalías cometidas con los permisos a favor de Sedasi, por lo cual resulta incongruente que en cambio Daniela Migoya se mantenga en su puesto, cuando ella tuvo el mismo grado de responsabilidad que Laura Zapata.

Dicen los enterados que, en el primer tercio de la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, el entonces gobernador de Puebla pactó con altos funcionarios de la administración de Enrique Peña Nieto –controlada por el llamado Grupo Atlacomulco– nombrar a un delegado de Semarnat a modo de los intereses del morenovallismo.

Como parte de ese acuerdo, se decidió que Daniela Migoya fuera la responsable de la delegación de Semarnat en Puebla, quien de esa manera se ha destacado –dicen algunos activistas bien informados– por otorgar cambios de uso de suelo a favor de los intereses del morenovallismo, sin tomar en cuenta las afectaciones al medio ambiente y que en ocasiones esos permisos han sido en torno a proyectos de obras que se arrancaron sin tener las autorizaciones debidas.

Daniela Migoya se destaca entre los delegados federales de Puebla porque nunca concilia o acata acuerdos entre sus homólogos.

Es alguien que se mantiene distante de Juan Carlos Lastiri Quirós, el subsecretario de Sedatu, e Isabel Allende Cano, la representante en Puebla de la Secretaría de Gobernación, y quienes son los que han llevado la conducción del conjunto de delegados federales en Puebla.

Queda claro que esa actitud de Daniela Migoya se debe a que se siente cobijada por esos acuerdos secretos entre el Grupo Atlacomulco y el morenovallismo, que han sido pieza clave para proteger intereses económicos muy poderosos y la impunidad que caracterizó a la administración de Moreno Valle.

Dice Gerardo Islas que no hizo nada malo
Ayer llegó a siguiente misiva de Gerardo Islas Maldonado, titular de la Secretaría de Desarrollo Social en el estado:

Aurelio Fernández Fuentes

Director General de

La Jornada de Oriente

En relación a la columna Cuitlatán titulada “Gerardo Islas distrajo personal y recursos de la Sedeso durante dos meses a favor de Alfredo del Mazo” de la autoría de Fermín Alejandro García y publicada en el medio que dirige, me permito hacerle la presente aclaración:

Negamos categóricamente la participación de alguno de nuestros integrantes en el proceso electoral desarrollado en el Estado de México.

Además de reiterar nuestro compromiso para que cualquier funcionario que sea sorprendido trabajando o apoyando labores partidistas en horario laboral sea separado de sus actividades.

De igual manera, rechazamos sus dichos en el sentido de que un trabajador de esta dependencia pueda firmar documentos que no sean de su competencia.

En la Secretaría de Desarrollo Social nuestra prioridad es trabajar por el bienestar de las familias poblanas con el desarrollo de distintos programas sociales que contribuyan a mejorar su calidad de vida, manteniéndonos al margen de cualquier posible uso partidista.

Agradezco la atención y publicación de la presente en el mismo espacio en que fue difundida la columna citada.

Atentamente

Gisela Hernández Reyes

Enlace de Comunicación Social

Respuesta
Entre personal de la Sedeso se sostiene que si hubo dos altos funcionarios de esa dependencia que fueron enviados –mes y medio– a operar a la campaña de Alfredo del Mazo Maza, el candidato del PRI a la gubernatura del estado de México.

No es la primera vez que Gerardo Islas niega lo evidente, ya que alguna vez dijo que era mentira que se investigara el asunto de los llamados “tinacos azules” –tal como se mencionó en esta columna– y luego documentos de la Auditoría Superior de la Federación demostraron lo contrario.
Comparte la Noticia :
 

Top